RSS

Archivos Mensuales: enero 2009

¿Por qué me gusta viajar?

Esto sirve de respuesta a mi amigo Fer…

El viajar nos enriquece. De lo que he conocido me ha gustado mucho África.
Cuando viajo suelo mezclarme mucho con las personas, de hecho en un semestre que llevo en Trento no conozco a ningún erasmus. Conocer su cultura y sus ambientes me ayuda a comprender su forma de pensar y actuar, ayuda a la tolerancia y a saber dónde está tu lugar. Me refiero a que por ejemplo, yo ahora cuando veo como corre el grifo de mi casa, a veces pienso en Egipto y el problema del agua o cuando voy a gastar de más (excesivamente) pienso en esos niños sin ropa de Marruecos. Yo tengo apadrinado un niño en India, a lo mejor llega poco, pero seguro que más que si no se da nada, pero me prefiero dar el dinero (comida, enseres etc) en mano.
También aprendes a valorar cosas que no tienes tiempo de pensar cuando estás en pleno ajetreo de la urbe. ¿Por qué un niño con lo elemental es capaz de reir y en los paises acomodados la gente se suicida por depresión?
Esto de viajar llega a ser como una droga y si encima tus amigos también viajan…ya estás perdido. Te toca salir de tu casa para mantener un contacto mínimo.
También diré que siempre me ha gustado explorar nuevos horizontes, ver las maravillas que se encuentran esparcidas por el mundo. Desde un pico como el kilimanjaro (que seguro subiré) hasta una pequeña iglesia como la de San Sergio donde vivió Jesús (yo soy católica). Y por el camino te das cuenta que aprendes valiosas lecciones: supervivencia, solidaridad, respeto por los demás, comprensión…en definitiva, a amar. Se te presentan situaciones, que como estás fuera de tu ambiente, hacen que te conozcas mejor y te desarrollan en este conocimiento por uno mismo, eso también hace que te aprecies más o que por lo menos sepas tus límites en ciertas situaciones, también que cuando digas no estoy de acuerdo por esto, sea porque tienes una vivencia que lo avala.
Mientras me queden cosas por aprender de mí y del mundo…me gustaría seguir con mi sombrero de Indiana Jones y vivir mis aventuras, me gusta aprender más con experiencias que con los libros jejeje Guiño aunque por ahora, mi tiempo se lo llevan los libros.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 26 de enero de 2009 en Viajes

 

Etiquetas:

La batería y las mujeres

Hola a tutti!

Voy a contar porque es una anécdota de las buenas. Una de esas tantas que evidencian que las mujeres a veces por nuestras cualidades, tenemos dotes en la mecánica que los hombres obvian. A veces somos las mujeres las que salvamos a los hombres y no al revés, que no digo que no nos guste que de vez en cuando venga un buen chico a salvarnos…Lengua fuera

 Después de estar en el parking que hay en la Piazza Cappuccini (al lado de mi casa) esperando a la grúa, vino y me encendió el coche. Esta fue la conversación:

          ¿Puede decirme dónde comprar otra batería?, porque esta ya se ha descargado 2 veces y creo que está mal.

          Sí, yo se la puedo conseguir y se la pongo, sígame.

          Ok (En esto que me lleva a un taller en Rocanfort, un barrio de Trento) 

          La batería son 120€ (es una batería de 80Ah por lo que el margen que se llevaba era normal y me ahorraba tiempo a mí en andarla buscando por Trento)

Entonces el hombre era un poco rechonchito y a la hora de cambiar la batería yo le veía sudando la gota gorda porque no se apañaba, no le entraban las manos bien para maniobrar.

          ¿Quiere que le sujete la luz?

          No…gracias.

(Intenta colgar la luz en el capó pero no ve ni torta) 

          No me importa sostenerle la luz y así seguro que puede colocar la batería.

(Se muestra un poco reticente pero al final…)

          Bueno…gracias.

(Empieza a colocar la batería al revés y empieza a atornillar y a mí me daba apuro decírselo…en esto que se da cuenta)

          ¡Vaya! Estoy poniendo la batería al revés.

          Si…creo que sí, porque el cable no llega hasta ahí…

(Le da la vuelta a la batería y como el hueco que existe entre la batería y la chapa es pequeño, no puede atornillar bien la batería a la chapa inferior y yo viéndole cómo el hombre sufría las de Caín para atornillar aquello porque ni siquiera llegaba a introducir el tornillo en el agujero, tanto es así, que, ya tras una hora Reloj…)

          ¡Jo!¡Ahora sí que la he hecho buena! Se me ha caído el tornillo al fondo de la placa y no lo voy a poder coger.

          Mire, yo tengo las manos pequeñas y posiblemente llegue a cogerlo.

(El hombre titubea y me mira indeciso; por lo que prosigo para convencerle)

          Escuche, estudio ingeniería (esto es importantísimo decirlo, porque aquí no se imaginan eso de que a una chica le dé por saber cosas de mecánica porque es curiosa y le encanta enguarrinarse las manos) y he metido las manos en las máquinas más de una vez,(o dices esto o a él no le tocas las máquinas) me encanta ensuciarme las manos de grasa, me hace un favor si me deja que yo lo haga y me sostiene la luz usted (siempre tienes que intentar no herir los sentimientos del hombre en cuestión e ingeniártelas para conseguir lo que quieres, es cuestión de decir las palabras correctas).

          Está bien…intente coger el tornillo. 

(Me quito la ropa que estorba, meto la mano, palpo un poco y lo engancho)

          Aquí está…

          ¿No te importaría probar a meterlo ahora tú en el agujero? (Cuando un hombre coge confianza lo bueno es que ya no teme pedirte nada y encima si ya le has dicho ¡que te hace un favor! Es pura galantería. Y yo disfrutando como una enana)

          Sí, por supuesto…

(Tras un par de intentos, consigo meter el tornillo en el agujero y lo empiezo a enroscar, ¡victoria!, por fin veía que podría salir del taller)

          Vale , muy bien…muchas gracias.

(Ahora ya lo termina de apretar él, que para algo posee la fuerza bruta jejeje).

          Por favor no aprete mucho en los bornes para poder dejar la batería desconectada cuando me vaya de viaje, gracias.

(Le digo limpiándome los brazos con una sonrisa) 

Su mirada hacia mí fue maravillosa, yo creo que en el fondo estaba viendo un sueño de mecánico que ve a una jovencita de grasa negra hasta los codos limpiándose con su papel y una sonrisa en los labios, en vez de una mueca de asco, tras haber cambiado una batería a la perfección 

 Cuando fui a pagar, la cajera dijo que el jefe había dicho que me cobraran 140€ y el otro hombre dijo que no, que ya hablaría con el jefe y que eran 120€ (Menos mal, porque encima de poner yo la batería me cobran más margen y me voy a comprar una nueva y a colocarla yo, de nuevo).

En fin, yo me lo pasé bien cambiando la batería, me manché y limpié las manos de grasilla y me sentí orgullosa de mí misma por ser capaz de haber manejado una situación como aquella que me permitió salir antes del taller o a estas alturas todavía estaría el hombre atornillando …no…no voy a ser mala, pero sí habría perdido más tiempo y ahora mismo para mí es super valioso. ¡Me encanta que los planes salgan bien! 

¡Chicas al poder! Jejeje…llegará un momento en que las chicas seamos las que manejemos a los hombres…¡ups! Si eso ya lo hacemos jejeje Aunque en el tango y otros terrenos prefiero ser manejada y aprender.  Cada cosa en su lugar, aunque el problema es que a veces pensamos que las cosas van de forma distinta.

Por cierto, mañana viajo a España de nuevo (si puedo, porque estamos otra vez con temporal y no sé si cancelarán el vuelo), estaré allí hasta el 30 que regreso. ¡Otra vez en mis madriles!

Besos

PD: este post no es para ridiculizar a un hombre, ni para alardear…lo pongo para que aquellos a los que a veces se les acerca una mujer y les ofrece ayuda en un terreno “poco convencional” no sobreestimen la ayuda que se les ofrece, porque así es como se comienzan a cambiar ciertos roles que no tienen sentido. Las mujeres admitiendo que el hombre tiene habilidades que en igualdad de condiciones se llevan la palma, pero lo mismo con las mujeres. Dependiendo de la parte concreta del trabajo, necesitarás coordinación o fuerza. Espero no herir la sensibilidad de nadie…

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 de enero de 2009 en Debate personal abierto

 

Etiquetas: , , ,

El idealista

 Hoy he leído un poema con el que me he sentido bastante identificada, no al 100% que por algo estudio Ingeniería…se llama El idealista.

¿Qué veo yo de ser idealista?. Mis padres siempre me han dicho eso de ser defensora de pleitos pobres y que con la edad se pierede la confianza en las personas y tu corazón se endurece…Yo he tratado de que esto no me ocurra a mí y he sacado cosas muy positivas de ello aunque sí que es cierto que cuando la realidad te da un tortazo, es así de dura, te da un tortazo no una caricia, porque cuando se pone tanto corazón en lo que se hace, realmente te estás desarmando, estás descubriéndote y exponiéndote al dolor. Hay personas que ven eso y no te hieren, pero otras lo aprovechan sin más y a veces hacen uso descuidado de un bien tan preciado como es un corazón abierto. Pero diré que el idealista vive cada minuto de su vida pensando que tiene sentido y pondrá en ello su alma, mientras que otras personas nunca conocerán lo que es la entrega total a un ideal, nunca caerán en pasiones irracionales que luego te dejan una caja llena de recuerdos maravillosos. Como dice mi amigo Sergio: “solo le pasan cosas al que sale de casa” . Los extremos son malos siempre, pero espero no perder la magia de lo que significa en un momento dado, darlo todo sin reparar en lo difícil que es en realidad.

(UFF!..qué metafísica estoy hoy, eso es porque tanto cálculo de estructuras me tiene fija la mente jejeje Guiño), os dejo con el poema…

El idealista

Es idealista el que sabiendo
lo difícil que puede ser el camino,
no elegiría ningún otro;
es el que duda constantemente
de lo que la mayoría acepta,
es el que tiene principios
y nunca los contradice.

Es el que se ríe de sí mismo
y nunca de sus semejantes;
es el que se entrega a un ideal
en cuerpo y alma,
es el que siente verdaderamente
que lo esencial es invisible a los ojos.

Es el que se revela
ante la injusticia y la rutina,
es el que construye y nunca destruye.
Es el que al ver la realidad,
no se conforma con ella
y trata de cambiarla:
para darle sentido
a su existencia.

Autora: Verónica R. Marengo

 
Deja un comentario

Publicado por en 12 de enero de 2009 en Debate personal abierto, Lecturas

 

Etiquetas:

Aterrizaje en la nieve (Milán):Algo para recordar…y que sin duda recordaré

El viajecito de ayer fue la…

Llego al aeropuerto, esta vez directa a embarcar, 1h 30min antes. El vuelo se retrasa 45min porque en Milán hace mal tiempo, ya te echas a temblar pensando en la cancelación del vuelo por mal tiempo, que en esta situación no te devuelven un duro ni nada, te lo comes con papitas. Pensativo

 Al final el vuelo sale y nos explica el comandante que es que Milán está espaciando los vuelos y no les deja salir, así que tenemos que esperar un poco más en el avión.

Yo fui durmiendo todo el viaje, excepto cuando ya te dicen que vas a llegar y entonces vi el percal…todo estaba nevado y había niebla. La pista de aterrizaje parecía Alaska, yo le tranquilicé al que tenía al lado diciéndole que con el peso del avión y las rueditas pequeñas, que se clavaría bien y no deslizaría y aterrizaríamos sin problema (mientras para mis adentros pensaba eso de..ojalá sea así, porque con la cantidad de nieve que había en la pista, no lo tenía nada claro, aunque era nieve suelta y con la bajada a lo mejor se apartaba la nieve bajo el avión y las ruedas tocaban asfalto).Sorpresa

El aterrizaje fue muy bueno, solo se le fue un poco, pero casi imperceptible. Lo que si percibimos fue el frenazo brusco que nos pegó al asiento de adelante, cuando levantó los alerones 100%  

(FOTO DE MI AVIÓN Y LAS CONDICIONES DEL AEROPUERTO)

Tuve bastante suerte en pillar ese vuelo porque en Milán se cancelaron los demás, creo que el nuestro fue el último al que dejaron aterrizar.

Salí del aeropuerto temiendo que a la hora de coger el bus me tirara allí una hora esperando, ya que al ser fiesta había menos servicios, pero la suerte volvió a sonreírme y tanto el bus como el tren que pillé después para ir a Verona me vinieron de corrido.

FOTO DE LAS VIAS SALIENDO DE LA ESTACIÓN DE TRENES DE MILAN

Cuando llegué a Verona y vi que el coche seguía allí me dí un alegrón…pero la suerte ya me había abandonado y resultó que el coche tenía tan descargada la batería que no funcionaba ni el cierre centralizado.

Paré a dos coches a los que les puse los cables (alucinaban con eso de que una chica supiese cómo funciona un positivo y negativo) y al final como no terminaba de cargar la mutua me mandó una grúa. Esta vez, me conectaron dos baterías a full y mi batería revivió. ¡Uff! Qué alivio Risa. Me dijeron que 40 min mínimo con el coche en movimiento, a lo que respondí que a Trento era una hora por lo que no había problema, pero se encendió la luz de la gasolina Confundido  Me paré en una gasolinera tras 45 min y le puse al coche 10€ de gasolina, ya que así pude hacerlo en marcha sin parar el motor, o al menos eso me dijo la chica que me atendió en la gasolinera.

Ya una vez en Trento, con la ventisca de nieve, las coches cubiertos y yo buscando aparcamiento, me vino la conciencia que ya estaba lejos de casa otra vez y me invadió algo de nostalgia. Otra vez estoy en un mundo de supervivencia y no en el recogimiento de mi Madrid o con los colegas calentita en el Mesón de la Guitarra.

Comments

Javi – 09/01/2009 17:02:12

Que risa me ha entrado con lo de la batería del coche y el coche en general. Esta navidad ha sido divertida respecto a ese asunto en mi entorno. Todo empezó el día 2 cuando Angi, una amiga nuestra se quedó sin batería al llevar a Antonio a su casa. Y lo divertido fue que no sabían usar las pinzas así que Angi llamó a su madre, la cual le preguntó a un amigo por chat… así que no es tan corriente saber que polo es cada cual (yo lo veo sencillo, rojo más, polo más, negro tierra , entrada negra. El otro negro dicen que es mejor colocarlo en la chapa :D). Pero lo mejor fue cuando el día de reyes lleno mi maletero con los tiestos para volverme a sevilla y cuando lo cierro no encuentro las llaves y recuerdo que las de respuesto están en sevilla. Resultado final, 100 km hasta sevilla para coger las llaves, 100 de vuelta para coger el coche, y 100 para volver a sevilla. Entre tanto el maletero lleno de tiestos a rebosar :D. Moraleja, cuando vives entre dos ciudades es mejor tener dos llaves de repuesto, una en cada lado :D. La llave original acabó encontrandose dentro de una bolsa que estaba en el maletero…La vida es dura 😀

P.D Tu tienes el gafe con los aviones, a mi no me engañes. Yo nunca he tenido problemas y he cogido unos pocos 😀

vanesa  – 11/01/2009 17:01:44

Javi niño…¿cuántos han sido internacionales y viajando con un hurón? 😉 Creo que sobre todo influye el último punto, ya que la mayoría de las veces ha sido por Billy y por el desconocimiento que existe entre las personas que redactan los contratos sobre lo que es un hurón en realidad: un carnívoro.
En fin…lo tuyo con el coche ha sido un poco peor que lo mío aunque como consecuencia de estar esperando una hora a 4 grados bajo cero he estado dos días en cama con fiebre y he perdido algunos exámenes, pero ya me he repuesto.

Muchos besos
 
Deja un comentario

Publicado por en 7 de enero de 2009 en Europa, Viajes

 

Etiquetas: , , , ,

 
Cazadebunkers.com

Descubre a los desinformadores profesionales

en Bici voy "international cycling community"

Tu comunidad ciclista internacional, encontrarás entrevistas, noticias, revisiones de productos, eventos y mucho más.

Licencia Libertaria

La Libertad derecho de todo poeta a no sujetarse a las estrictas reglas gramaticales o prosódicas