RSS

Vivencia competición copa ind de españa de ski de travesia 07,XI rally de aragón

17 Ago

Vivencia competición copa ind de españa de ski de travesia 07,XI rally de aragón

28/02/2007 10:58:42
En fin, como empezar una competición así…Yo estaba muy animada, con muchas ganas después de tanto tiempo de parón (los exámenes no perdonan, no esperan por nosotros). Al principio pensamos que se acortaría la carrera y a la hora de la salida dijeron que se hacía el recorrido previsto el día anterior en la reunión informativa. Estaba medio lloviendo, me alegré mucho de llevar la visera nueva en el casco porque me protegía muy bien de la lluvia. Calentamos un poco, pasamos el control de material y estábamos en la salida, ya la gente nerviosilla por empezar, se notaban las ganas por correr y empezó la carrera. Al principio pasé calor con el nuevo forro que la fede nos había dado y como siempre, mi salida no fue muy fuerte, pero quedaban 1600m por delante y me regulaba bien. Tenía delante a casi todos, pero no me importaba, a Manolo lo pasé cuando empezaron las subidas fuertes y a Mi hermana y a mi padre les cogí en la primera subida, en el cambio de pieles estábamos los tres en el control. Mi hermana salió antes que yo y tuvo una caida enorme, se le soltaron las tablas…uff, eso es grave, pero estábamos casi empezando, todavía podía recuperar y pillar a Belén, que era la cadete femenina que iba delante suya, le pregunté si todo iba bien y me dijo que sí, asique seguí corriendo. Al llegar abajo tenía a Belén y a Yoli delante mía, me sacaban solo unos minutos, y estábamos en la segunda subida…es decir, las cogería seguro. De pronto cuando llevaba un rato en la subida me dí cuenta que el forro ya no me sobraba y que la visera se me había llenado de nieve, ya que yo también me dí el revolcón en la bajada, aunque fue sólo eso un revolcón del que te incoporas según caes y sigues esquiando.El tiempo empezó a empeorar, la nieve te golpeaba en la cara como si fuera un granallado, a Yoli y a Belén las seguía teniendo delante, pero decidí parar y ponerme el plástico para no quedarme fría. En este tiempo la huella se había ido, sólo se veían las banderas que marcaban el camino, de vez en cuando como tampoco se veía mucho me caía en alguna zona que no era de huella y me hundía, entonces buscaba los agujeros que dejan los bastones e intentaba ir cerca de ellos, ya que la huella debía de estar por ahí. En la subida vía que mi padre y mi hermana venían por detrás, aflojé un poquito el ritmo para ver como iban, venían todavía fuertes, detrás de la huella que yo abría, que no era muy profunda, pero era huella. Esto fue llegando al control de final de la 2ª subida. Nos informaron que el recorrido había cambiado y que los Seniors hacíamos 1100 como los cadetes, nos dieron la posibilidad de abandonar, pero les preguntamos si teníamos posibilidad de llegar al 2º control y nos dijeron que sí, entonces lo tuvimos claro, seguimos en la competición. El tiempo en esta cara norte era horrible, y parecía que cada vez iba a peor, mi hermana y yo empezamos a bajar y abajo nos reunimos con mi padre. Aquí fue donde sucedió realmente, mi hermana se estaba viniendo a bajo, no le pegaban las pieles, y a mi tampoco, pero yo tenia de repuesto y ella ya había usado las de repuesto suyas. Un guardia civil le dijo que él le prestaba unas y le dije que si eso le penalizaba…y me contesto otro guardi civil: ¡pero si él es el juez en este control! jajaja. Perdimos bastante tiempo, aunque allí, con la vestisca, sin huella, en medio de la montaña, ya no te importa y sobre todo porque lo bueno estaba por llegar, no teníamos otra salida más que seguir adelante. Yo aproveché y pregunté por un chico que corria sin dorsal (Manolo), me dijeron que no me preocupase que estaban todos localizados. El juez no tenía pieles, por lo que intentamos que mi hermana siguiera con las suyas y seguimos para empezar la 3ª subida. A los pocos metros se le cayó la piel a mi hermana, se bloqueó, estaba muy nerviosa, le cambié la piel por una mia de las que usé al principio que estaba caliente y recé para que le pegara. Tuvimos suerte y pegó, le dije a Lis que comiese algo, ya que el frío desgasta mucho y así a ver si se relajaba un poco. Intenté hablar con ella, para evadirle de la situación pero me resultaba difícil ser muy ingeniosa en esos momentos, mi padre desvió su atención hacia el paisaje, diciendo que qué maravilla y lo cierto es que era increible, a nuestra derecha se abría un circo entero cubierto de nieve, con la ventisca, con la soledad..con esa magnificencia de las montañas. Ya estábamos llegando a lo que creimos era el final de la subida y al llegar nos dijeron que nos echáramos las tablas a la mochila y a andar por una cresta, un guardia civil iba delante nuestro haciendo huellas.Dije que íbamos con una cadete un poco machacada y me dijeron que por razones obvias el helicóptero no podía ir, asique sólo nos quedaba continuar hasta el final. Mi hermana se empeñó en ir delante, mi padre se ponía a un lado para protegerle del viento y yo trataba de seguir hablando. No sentías las manos, le día a mi hermana mis fundas que no las había querido hasta ese momento. Ibamos andando por la cresta, hundiéndonos en la nieve hasta la mitad del gemelo, paso a paso intentando disfrutar de aquello, aunque se hacía difícil. Llegamos a un tubo por el que tuvimos que bajar, aquí si que te hundias hasta la rodilla, además mis tablas golpeaban a veces en la nieve, por la inclinación del tubo y entonces tenía que rotar sobre mí para no caerme. Para mí fue muy divertido, me encantan los tubos. Al llegar abajo, me adelanté, las manos empezaron a entrar en calor y el dolor era rabioso, yo le decía a mi hermana que venga, que no pensara en eso, que pensara en otra cosa, que era bueno el que estuviera sintiendo las manos…al llegar al penúltimo control yo estaba casi llorando por mi hermana, les dije a los guardias que cómo podía hacer esto una cadete de 16 años, que venía muy mal. Cuando llegó mi hermana, la dijeron que se estuviera quieta y entre todos la ayudaron a hacer el cambio de pieles y ponerle las tablas;a mí también me ayudaron con las tablas. Entonces un guardia civil dijo que alguien se bajara con nosotras y mi padre se reunió en la bajada algo más tarde. Ya llegamos al último control, la meta. Mi hermana ganó el tercer puesto de cadete femenino, se lo mereció, fue un premio sufrido.
En cuanto a mi,disfruté mucho de la excursión, recordando todas esas veces que la montaña nos recibe así, a bombo y platillo.
Estas situaciones nos hacen más fuertes y nos permiten conocernos mejor a nosotros mismos y pensar eso de…si he salido de esta,¿cómo van a hundirme unos exámenes?. Nos enseñan a continuar.
 
Deja un comentario

Publicado por en 17 de agosto de 2012 en Sin categoría

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Cazadebunkers.com

Descubre a los desinformadores profesionales

en Bici voy "international cycling community"

Tu comunidad ciclista internacional, encontrarás entrevistas, noticias, revisiones de productos, eventos y mucho más.

Licencia Libertaria

La Libertad derecho de todo poeta a no sujetarse a las estrictas reglas gramaticales o prosódicas

A %d blogueros les gusta esto: