RSS

Archivos Mensuales: octubre 2012

Cambios

Esta semana pasada he estado un poco ausente debido a cambios importantes.

Me dijeron en el trabajo que me trasladaban y que eligiera cualquier ciudad fuera de Barcelona. Con asombroso optimismo decidí que no era tan grave, que cambiaría de aires y ya está, que en mi trabajo la palabra “seguridad” no existe y bueno, trabajamos para los refugiados por lo que esa palabra pierde un poco el sentido aquí escribiendo desde el calor de una casa tranquila, donde puedo pasear con bastante libertad sin arrepentirme de salir.

El caso es que de pronto,como dos días después de pensar en la ciudad de destino, me invadió la tristeza, pasaban ante mí todos los días trabajando hasta las tantas, todo mi esfuerzo de los últimos meses por levantar algo que se había caído por la inconstancia de un trabajo o un mal consejo en un momento determinado y después de tanto, llegar y ver que se te escapa de las manos, que ya no verás a la gente con la que hoy tomas una coca cola en la terraza o te ríes hablando de las últimas anécdotas del curro.¡Qué importantes somos las personas! Poneros en la situación, ¿qué sentiríais si de pronto os trasladan de provincia?¿qué es lo que más echaríais de menos?

No me importa el cambio, no le tengo miedo al hecho de trabajar en otra zona y empezar de cero, el caso es que me lo tomo como un reto más en esta vida que llevo, pero me duele ir dejando a las personas en ese camino, yo siempre lo digo, trabajo por refugiados, por gente que nunca llegaré a conocer, por lo que más aún me importa, la gente a la que conozco y trato de cuidarla todo lo posible.

Es muy curioso, como la ciudad también te va poco a poco absorbiendo. Recuerdo un día paseando hace un año por plaza Catalunya que le decía a un chico que no sentía todavía esa ciudad como mi “hogar” y sin embargo ahora, que he ido recorriendo sus calles en profundidad, recolectando anécdotas y empapándome de la cultura de aquí, me resulta difícil imaginarme viviendo en otro sitio sin echar de menos ese bullicio de La Rambla o el ruido de las olas por el paseo marítimo de La Barceloneta.

Madrid siempre será la ciudad donde nací y la que mi cuerpo reconoce como casa cuando llego, Trento para mí dejó una huella que cada año me gustaría poder repasar y Barcelona sin lugar a dudas es un sitio que difícilmente llegaría a abandonar, sin plantearme volver a vivir aquí algún día.

En esta semana pasada, he perdido mucho y ganado otro tanto, se han ido compañeros y he conocido nuevas caras, personas que van y vienen, pero al menos por el momento, sigo siendo una “barcelo-madrileña” más, a la que permiten seguir realizando sus sueños de un mundo mejor sin personas coartadas de libertades sin buscarlo, de niños inocentes sin infancia y otras características que día a día siento más profundamente y me hacen plantearme un futuro realmente incierto y a la vez me dan el punto de reto diario a mi vida cotidiana.

Un saludo,

Nesa Weiss

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 28 de octubre de 2012 en Sin categoría

 

Colores

Lluvia de colores cae sobre mi piel,

sin saber cual de ellos se va a imponer,

sólo sé que inconscientemente levantan mi ser

y sin quererlo, rozan algunos, el sabor a hiel.

Pequeña y ácida experiencia,

¡agridulce tal vez!,

cuando alguno de los colores decida,

quedarse impregnado en mi tez.

Pudo ser, blanco o negro, ¡amarillo según el gen!

No me mantengan ahora prisionero,

de quien no me supo querer

y por lo tanto no me dio en su momento,

el color a escoger.

¡Qué gracia me hace la poesía,

hablando de colores de piel,

cuando el color de tus ojos,

es lo que me gustaría ver!

Nesa Weiss

 
Deja un comentario

Publicado por en 12 de octubre de 2012 en Poesía

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Lunes y cualquiera…

Salgo de la oficina y ya sabía que era un aire diferente, aunque no sabía muy bien por qué. Es lo que puede pasar tras un día de 16h de jornada con parón de 10 min para comer una rápida hamburguesa en el Burguer King por 3,30€.

Salgo del portal con mi propio olor a sudor de oficina y la calle estaba desierta, silenciosa…con el bullicio que acostumbra a tener la plaza Bonsuccès, se me hace raro tanta paz y mientras recorro lenta la calle de Les Ramelleres, miro el agujero del torno del antiguo orfanato del que me estuve documentando el otro día; ahora casi me transportaba a otra época.

Subiendo por Tallers, los olores a sucio y las máquinas del basurero municipal mojándolo todo, haciendo de aquel olor más penetrante si se pudiera una mezcla de suero insalubre,me hacía pensar en aquellas fotos del campamento de Afganistán que hacía poco había visto con todas las basuras tiradas en un terraplén porque no había pasta para limpieza, desembocando en más enfermedades y contaminación, para el esquelético y famélico campamento.

Unos hombres me miran borrachos desde la plaza de la universidad, les devuelvo la mirada insulsa, apagada por el cansancio de todo el día y sin quererlo se me acelera un poco el corazón al sentir unos pasos detrás mía. Mantengo la calma, me relajo…sólo son borrachos en paro que ahogan sus penas para no pensar en la miseria que les rodea, pero si ellos hubieran visto las fotos de miseria de Mali, entonces quizá beberían para olvidar las caras de esos niños moribundos llenos de moscas al borde de la muerte por una gota de agua de canaletas.

Al llegar por fin a la parada del bus, un aroma a Marihuana fresca inunda el aire, es tan intenso que hasta creía que la podía mascar. Intento apartarme del foco, pero es como si se me agarrara a la ropa con desesperación, como si sus brazos rodeasen mis fosas nasales y se adentraran hasta mi garganta, empiezo a asfixiarme dentro de aquel sustrato.

Llega el bus para salvarme…para dejarme en brazos de la noche, tumbada en mi cama, pensando que en unas horas se levanta el alba y mañana será una nueva experiencia de vida.

Bona nit a todos!!

Trabajo tanto porque ni lo pienso,espero con mi sudor alimentarles la esperanza a ellos y con eso me alimento a mí misma…¡es un círculo vicioso!

Nesa Weiss

 
Deja un comentario

Publicado por en 8 de octubre de 2012 en arte, Sin categoría

 

Barcelona por descubrir I: Casa D’Infants y Plaça Bonsuccès y Vinçent Morell

Me encanta Barcelona y no sé porqué. El caso es que la encuentro fascinante y al igual que Madrid, me ha dado por intentar ir leyendo en sus paredes, la historia que me pueda contar.

Os voy a hablar de este edificio, que se sitúa a escasos metros de mi trabajo y por eso un día me quedé mirándolo, pensativa, diciendo eso de: ¿y tú de quién eres? Ya que es una parte del ayuntamiento del distrito de ciutat vella pero su fachada se sale totalmente de lo normal.

En ella se puede leer: “Casa D’Infants Orfes”

Paseando por el carrer de les ramelleres de pronto nos encontramos con esta fachada, que corresponde a la primera casa de acogida de toda Europa y que data de 1370.

Antiguamente había muchos motivos para dar a los hijos en acogida. La falta de métodos eficaces anticonceptivos, las duras condiciones económicas y sociales, la férrea moral religiosa que dictaminaba que no se podían tener hijos fuera del matrimonio, etc. Por aquel entonces, el barrio del Raval era una zona mayoritariamente poblada por centros religiosos, hospitales y casas de caridad rodeadas de marismas y campos de cultivo. Era pues un lugar donde una podía pasear de forma discreta y no ser vista por todos como era el caso del barrio de la Ribera al otro lado de la Rambla.

El torno que actualmente aún se conserva en la puerta tenía precisamente la función de garantizar la discreción a aquellas madres que no podían hacerse cargo de sus hijos. Al lado había una pequeña rendija para quien quisiera dejar limosnas (todavía visible)

La mayoría de las mujeres que debían dar a su hijo en adopción, evidentemente, normalmente no lo hacían con agrado y a menudo deseaban poder identificar a sus hijos en el futuro. Por este motivo, algunos de los niños eran marcados con señales en el muslo hechas con agujas de tejer o hierros candentes. Otro método eficaz de identificación era recordar exactamente el día y la hora en la que el niño había sido depositado en el torno, ya que al ser dejados, las dos Hermanas de la Caridad que lo llevaban al departamento les ponían un cordón alrededor del cuello con el número de orden y la fecha de llegada. Los niños un poco más mayores a menudo, si la madre sabía o conocía a alguien que supiera del tema, llevaban un papel con el nombre anotado.

Con el paso del tiempo, y sobre todo a partir del siglo XIX, dada la densificación del poblamiento del Raval, este dejó de ser un lugar discreto y aislado.Lo que antiguamente habían sido huertos de las floristas de la Rambla, transformábase ahora en una zona densamente poblada por obreros que venían a trabajar en la creciente industria de la ciudad. Según Ricard Suñé, por aquellos tiempos, aunque durante un tiempo la institución siguió funcionando, el torno dejó de tener sentido y fue tapiado. Ya que las madres dejaban a sus hijos directamente en la puerta, ahora rodeada de edificios. La nueva Barcelona que se había liberado de las murallas comenzaba a crecer de manera desenfrenada llegándose a unir a las antiguas villas del valle, y necesitaría de mejores y más grandes infraestructura para dar respuesta a las necesidades de los nuevos ciudadanos.

Fue entonces cuando se instaló en 1883 en la masía de Can Cavallé, la nueva Casa de Maternidad, justo al lado del campo nuevo, donde ahora se puede encontrar el IES Les Corts, conocido popularmente como “La Mater “.

Pues justo en frente de este edificio nos encontramos la plaça Vicenç Martorell, que se une a la Plaça Bonsuccès por este paso.

Esta plaza es “artificial”, es decir, abierta hace relativamente pocos años. Antes de la guerra, en el trozo de calle donde hoy se abre la plaza, el paso era bien estrecho: apenas podía pasar un coche grande ni un camión. Los lugareños cuentan que estirando los brazos, casi podías tocar las paredes de las casas situadas en ambos lados de la calle.

Plaza del Bonsuccés antes y ahora.

Plaça Vinçent Morell

Durante los bombardeos de Barcelona a lo largo de la guerra civil (1936-39), unos proyectiles impactaron con los edificios adosados ​​al antiguo convento del Bonsuccés perteneciente a frailes servitas y construido en el SXVII, destruyendo su mayor parte y dejándolos inservibles. Un incendio acabó de derribar los edificios de este lado de a pie, y el propio convento del Bonsuccés se salvó de milagro. Muchos vecinos del barrio lo atribuyeron a la intervención divina.

El ayuntamiento franquista decidió abrir un espacio público al vacío provocado por las bombas, y así nació la actual plaza de Vicenç Martorell, que tiene poco más de 50 años de antigüedad.
Pero ¿cuál era el objetivo de las bombas fascistas sobre la calle Ramelleres? La respuesta es fácil: en el espacio que actualmente ocupa la facultad de Geografía e Historia del Raval de la Universitat de Barcelona (UB), entre las calles Montalegre y Ramelleres estaba la planta de Energía Eléctrica de Cataluña (la actual FECSA), la principal fuente de suministro eléctrico de la ciudad de Barcelona. La aviación alemana e italiana quería destruir la planta de Energía Eléctrica de Cataluña para dejar a oscuras la ciudad de Barcelona y tratar de paralizar el tejido industrial y productivo de Barcelona. A pesar de los numerosos intentos, que cambiaron la fisonomía de la calle Ramelleres para siempre con la apertura involuntaria de la actual plaza de Vicenç Martorell, las fuerzas fascistas no lograron destruirla. Entonces la FECSA permaneció abierta y en funcionamiento durante un pilón de años: se hizo famosa por los continuos cortes eléctricos durante la posguerra. Pero el tiempo la dejó obsoleta, y en una bonita metáfora de la propia calle de las Ramelleres, dejó de producir energía eléctrica, para producir conocimiento, cultura e investigación en las aulas de la UB.

Ya os seguiré contando historias de Barna…

Un saludo,

Nesa Weiss

BIBLIOGRAFÍA:

http://www.ctv.es/USERS/macavi/calles.htm

http://www.bdebarna.net/v2/mapa.php?mapa_id=54&historia=2616

http://totbarcelona.blogspot.com/2012/01/una-comparativa-plaza-del-buensuceso.html

L’Enciclopèdia.cat. Barcelona: Grup Enciclopèdia Catalana.

 
2 comentarios

Publicado por en 6 de octubre de 2012 en arte, cultura, España, Excursiones, Historia

 

Etiquetas: , , , , ,

Tham Hin – Segundas oportunidades en Tailandia

Hola a todos:

He estado en el campamento de refugiados de Tham Hin Tailandia, por eso he estado más desconectada de lo habitual, a parte de la cantidad de trabajo que he tenido desde entonces.

No os voy a describir la problemática en sí que tiene, ya que he hecho un vídeo “casero” es decir, no os esperéis que hable mejor de lo que lo hago en persona, ya que lo he montado en poco tiempo, pero supongo que da una visión general de aquello: drogas, esclavitud, colonia, guerrillas, premios noble de la paz, dictadura, golpes de estado, el triángulo dorado, Unocal y el oleoducto de Yadana, los niños soldado, etc.

No. Aquí os voy a comentar. antes de dar paso al vídeo lo que yo he percibido allí. Y lo que ha sido, es un aire de tranquilidad, de satisfacción por alcanzar la seguridad y la estabilidad necesaria para sacar la familia adelante en una condiciones mínimas de humanidad, en otras palabras, he sentido la alegría de la segunda oportunidad que tantos pedimos y en este caso, se les cumple y llega.

Es difícil imaginarnos desde el sofá de casa, viendo el vídeo, lo que es irte cada mañana al trabajo y al dar un beso a tus hijos, pensar que puede ser el último de tú vida, porque a la vuelta de la esquina un guerrillero te pega un tiroo te esclaviza, por estar donde no debes a la hora que no debes. Y aquí es de lo que se huye, de esa angustia diaria. Llegan tras unos días andando a uno de los 9 campamentos repartidos por la frontera con Tailandia y encuentras un lugar de PAZ. Un sitio del que si bien ahora mismo no podrán salir porque el gobierno Tailandés no los acoge, sí que podrán criar a sus hijos sin miedo al secuestro, a las violaciones o a la esclavitud. Es esa segunda oportunidad a la que se enfrentan al salir de sus casas y a la que estos 140000 refugiados actuales de nuestros campamentos, les han podido dar un techo, alimento, agua y un medio de vida dentro del campamento. No quieren salir, excepto aquellos ya ancianos, que desearían morir en su tierra y ya no les importa mucho su final.

Ojalá tuvieran una segunda oportunidad así todas las personas desamparadas del mundo. Realmente ACNUR (UNHCR) ha hecho un gran trabajo allí, ayudado también por otras entidades que le ayudan a mantener el campamento. Mi enhorabuena a todos ellos por el esfuerzo.

OPORTUNIDAD preciosa palabra…

 

Espero que os guste.

Un saludo,

 

Nesa Weiss

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 6 de octubre de 2012 en Asia, cultura, Historia, Viajes

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

 
Cazadebunkers.com

Descubre a los desinformadores profesionales

en Bici voy "international cycling community"

Tu comunidad ciclista internacional, encontrarás entrevistas, noticias, revisiones de productos, eventos y mucho más.

Licencia Libertaria

La Libertad derecho de todo poeta a no sujetarse a las estrictas reglas gramaticales o prosódicas