RSS

Archivo de la categoría: Viajes

Carrera Cívico Militar contra la droga 2016

Era un domingo cualquiera, en el que un amigo de la Bripac me invitó a una carrera militar junto a otros de su unidad._20161029_163112
Normalmente no corro carreras por asfalto, pero era algo muy novedoso y seguro que entre tanta gente nos lo pasaríamos genial.

Había un gran ambientazo en la Casa de de Campo y se dió la salida, que al tratarse de una carrera gratuita, estaba hasta arriba de corredores. Hasta el kilómetro 3 fui tranquila y luego me uní a un pelotón que iba cantando, perteneciente a la unidad de tierra.

Cada unidad iba con la camiseta de la unidad, algunos, bastante uniformados y otros no tanto. Al igual que las unidades iban algunas en conjunto y otras por separado. Se encontraban los Bripac (brigada paracaidista), la unidad de tierra y otras que no sabría identificar.

En el km 4 oí a otra unidad que cantaba, entre ellas una mujer, lo cual me animó un montón y me puse detrás a su paso. Fue como estar en una peli de militares, cantando, marcando el paso, jajaja me lo pasé estupendamente y además corrí por una causa.

En fin, os aconsejo que vayáis a alguna de estas carreras, que quizá no es la mejor organización del mundo, ya que los kilómetros no coincidieron, pero realmente es entretenida y espectacular por el despliegue militar.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 29 de octubre de 2016 en Deportes, España, Running, Sin categoría

 

Etiquetas: , , , ,

Vall D’Horta – Coll D’Eres – Santa Agnes

Esto que os muestro aquí es un trekking moderado que he hecho el fin de semana conociendo un poco más a fondo la historia de estas tierras que me rodean.

Resumen

Este valle de Horta fue el elegido por el Marquet de les Roques para instalarse y es de lo primero que nos encontramos de interés en nuestra ruta, una vez dejado atrás el molino del parking.

2013-02-09 14.19.06

El Marquet de las Rocas, mencionado a veces El Marquet de la Roca, es un casal, de estilo historicista neorrománico, situado en el fondo del valle de Horta, rodeado de las cumbres de Montcau, Rocamur, los Emprius y Fogueroses, diseñado por el arquitecto Batllevell a finales del siglo XIX y levantar sobre un antiguo cortijo de principios del siglo XIII. El conjunto de edificios incorpora también una capilla, accesible desde dos niveles: el patio y el (digamos) la calle. La granja, en la banda derecha, está ligada y conectada al edificio principal.

El Marquet de las Rocas está ligado a la familia de los Oliver. La casa fue encargada al arquitecto Juli Batllevell por Antoni Oliver y Buxó, abuelo del escritor sabadellense Joan Oliver. Éste pasó largas temporadas y a menudo organizaba veladas literarias con un grupo de escritores, conocido como La Colla de Sabadell.

Durante uno de sus muchos comidas que hicieron en esta casa, constituyeron una empresa editorial modesta que llamaron La Mirada y que aún hoy pervive. Dado su aspectos exterior, se entiende que los Oliver se refirieran siempre con el nombre del castillo. En los años veinte del siglo pasado, el Marquet fue punto de encuentro de intelectuales y artistas de primera fila (Josep Carner, Carles Riba, Guerau de Liost, etc.)

Actualmente es propiedad de la Diputación de Barcelona y por el momento está cerrado.

Para más información: http://www.diba.es/parcsn/parcs/equipaments.asp?parc=4&tipus=2&m=40&s=239#equ696

Empezamos a ascender hacia el Coll D’Eres y en nuestro camino desviándonos un poquito, encontramos la Font del Llor.

2013-02-09 14.45.15

Es una de las grandes fuentes y de las más conocidas del macizo de Sant Llorenç del Munt y la Sierra del Obac.

Su nombre es milenario. Ya se encuentra citado en documentos del 1068 como fuente Loredo. Con este topónimo es también como se designa desde hace mil años el collado que, bajo el Coll d’Eres y los Emprius, separa el Valle de Horta y la hondonada del valle. Igualmente existió durante mucho tiempo la masía de Llor, del que sólo se conservan unas ruinas en el cerro situado frente al Marquet de las Rocas.
Al encontrarse en uno de los puntos de descarga del macizo, la fuente del Llor brota durante todo el año y de forma más abundante, en primavera y otoño. Sus aguas sobrantes forman el torrente del Llor que confluye con el de la Pregona para formar conjuntamente (a 500 metros de altura) el torrente del Valle de Horta, que tiene un recorrido de 2,5 kilómetros hasta llegar a la orilla derecha del río Ripoll (a 430 metros).
A Principios del siglo XX se creó una empresa dedicada al embotellado del agua de la fuente. La planta estaba situada en un edificio situado frente al puente del Marquet.
El caudal de la fuente ha ido bajando progresivamente en el último medio siglo. En mayo de 1942 fue evaluado en 60 litros por minuto, en septiembre de 1972 cayó a 45 litros por minuto y en marzo de 1999 era de sólo 15 litros por minuto.
Hace años por la festividad de San Roque los vecinos de las masías del rodal tenían la tradición de hacer una cena para celebrar haber batido la cosecha.
Enric Morera y Viura compuso una sardana titulada y dedicada a la Fuente del Llor. El propio Morera explicó que esta obra “es el recuerdo, un poco lejano, de una fiesta catalanísima que me dedicaron unos buenos amigos de Sabadell. Es la descripción de aquel paisaje fuerte y de viva emoción que siempre siento cuando me encuentro entre bosques y montañas. Entonces es cuando mi cerebro empieza a dar vueltas y más vuelas y me descargo escribiendo una sardana. Esta nació así “.

Llegamos al Coll D’Eres y nos encontramos recorriendo nuestros pasos por un lugar conocido que va desde los pies del Montcau hasta casi los de La Mola, antes nos separamos bajo el Morral del Drac o Cova del Drac.

Se dice que en esta cueva dormía el dragón de esta serranía.

Cova del Drac 2

2013-02-09 15.10.24

El Morral del Drac es un monolito de 25m de altura y rodeándolo por la derecha nos adentramos en el bosque de Santa Agnes, donde bajando por el camino llamado de la Señora, nos encontramos con sus ruinas y una nueva leyenda.

2013-02-09 17.17.10

Hay dos teorías sobre el origen de la ermita de Santa Agnès. Una supone que se trata de un cenobio de monjas benedictinas. Y la otra considera que fue creada por deodonades o sirvientes del monasterio de Sant Llorenç de Munt, sin ningún vínculo con un orden concreto, que hacían tareas domésticas para las comunidades religiosas.

Las primeras referencias escritas a la ermita se remontan al 1329.
En 1585 se construye la casa para ermitaños.

La ermita de Santa Inés está situada en uno de los parajes más salvajes e impresionantes del macizo. La cueva principal tiene unas bonitas picas naturales llenas de agua y su boca resto tapada por una capilla que aprovecha parcialmente el techo y las paredes de la caverna. Adosadas a la capilla, se encuentran las ruinas de las dependencias de la ermita.

2013-02-09 17.15.26

Con la expansión del feudalismo, los castillos del macizo pasaron a ser gobernados por señores nombrados por los condes. Estos señores feudales ejercían una fuerte presión económica y social sobre el campesinado, amparados por los derechos feudales y los Malos Usos, que más adelante serían la causa de las Guerras de Remença. A mediados del siglo XIV, Europa se vio asolada por la peste negra. En el siglo XV, se produjeron otros brotes de aquel mal terrible. En algunos puntos del macizo, la población quedó reducida a la mitad o menos. Del recuerdo de aquel desastre nos hablan algunos documentos del monasterio, relativos al valle de Mura y en el valle de Horta, en los que se mencionan “las mortandades que son estancias por todo el mundo”, refiriéndose a la peste .

Entre las personas que, en diversas épocas vivieron en la ermita de Santa Inés, destaca el Beat Bonaventura Gran. Nació en Riudoms y se trasladó a Terrassa para hacer de enfermero durante una epidemia de peste. Después de hacer esta tarea, pasó varias temporadas haciendo de ermitaño en Santa Agnès.

Al Beato se le apareció la Virgen para pedirle que fuera a Roma para reformar el orden de los franciscanos.
En 1651 el consejo de la villa de Terrassa en procesión a la ermita para pedir los beneficios de la lluvia.
A pesar de la distancia, Santa Inés tuvo muchos devotos de Granollers. Hay constancia de que todavía el año 1722 fueron a venerarla y obraron darle un retablo.

El 16 de julio de 1791 un carpintero de Barcelona, ​​por indicación del Prior de San Pablo, traslada la imagen de Santa Inés al monasterio de San Lorenzo. Así quedó totalmente abandonada la ermita.

Ferran Canyameres escribió sobre la ermita:

“Era Santa Agnès oratorio triste
bajo roca arbolada como cubil de zorro
donde las dulces monjas, de un blanco de junquillo,
en constante arresto rogaban a Cristo.
Ahora cuatro cerraduras de decrépitos muros,
con nidos de serpientes y cantos de calandrias
guardan los Bassols llenos de
salamandras y el misterio agrado de los silencios
puros. ”

Durante la segunda mitad del siglo XV, Cataluña vivió las Guerras de Remença, donde el campesinado se rebeló y luchó contra los señores feudales. Al final de la conflagración, los Malos Usos fueron abolidos, pero la guerra había despoblado aún más las masías del país. Así pues, a principios del siglo XVI, una gran parte de las masías de montaña quedaban abandonados y derruidos. Estas propiedades fueron anexionadas por las masías que habían logrado mantenerse y así se fueron formando los grandes masías de San Lorenzo (la Mata, l’Obac, el Daví, el Dalmau, etc.). A este período corresponde también la caída del feudalismo, ya que al final del siglo XVI la mayor parte de los castillos eran abandonados y derruidos.

En cuanto al pasado que se refiere a la servidumbre, existen documentos como el siguiente que apoyan en parte esta otra teoría, aunque a título personal yo diría que era más un apoyo entre ellos que una servidumbre.

El día dos de diciembre del año 1637, se firmaron los pactos sobre la servidumbre de las iglesias de San Lorenzo y Santa Agnès del Munt, entre fray Frances Monfar, monje y pavorde del Penedès de Sant Cugat, como procurador de fray José Molera, prior del Colegio de San Benito de la ciudad de Lleida, y el Rvnd. Francesc Datzira, presbítero del obispado de Vic.

El Rvnd. Datzira obliga a hacer continua residencia en la casa o monasterio de Sant Llorenç del Munt y capilla de Santa Inés, y hacer las servidumbres del monasterio conforme han acostumbrado los antepasados, por la servidumbre y para tener la casa en buen estado a parte las obras que deberán realizarse para la conservación de dicha casa o monasterio, que las deberá hacer en nombre de dicho Colegio. Fray Molera, en nombre del Colegio, conviene y en buena fe promete dar y pagar a Francisco Datzira, cincuenta libras barcelonesas, pagaderas por tercios, la cual comienza el día presente y terminará con el beneplácito de las dos partes.

Con la facultad y potestad de servir dicho monasterio le da los ejidos de la Mola, leña en el bosque de Santa Inés y otras cualesquiera tierras y bosques pertenecientes a las susodichas casas.

Se da también en el mencionado Datzira, todos los diezmos y primicias que dicha casa recibe sobre las casas y propiedades de Al Puebla y todos los frutos y emolumentos que produzca la Mola de San Lorenzo y todo el empriu, de leña el bosque de San Lorenzo por el propio uso, y así como todos los glevatges y pastos referentes a dicha casa de Sant Llorenç del Munt.

Y por adjudicación de los gastos que ocasiona la festividad de San Lorenzo, para dar de comer a los sacerdotes que en semejante festividad subirán a dicha casa, se le asignan nueve libras y diez sueldos, pagaderas el día de Santiago.

Para que arda continuamente la lámpara y para hacer luminaria de la iglesia, le señalan cinco libras, y la facultad que pueda cobrar los censos del aceite que hace la casa de En Salas, de la parroquia de Sant Julià de altura.

En Datzira promete que, cuando se vaya, dará cuenta y razón del inventario de los objetos que se le encomienden, pertenecientes al Monasterio de San Lorenzo y la capilla de Santa Agnès. Entre ellos anotamos:
Un retablo de San Lorenzo, de tela.
Una imagen de San Lorenzo, de bulto.
Un frente de altar con las armas de San Lorenzo.
Una casulla de damasco rojo y otra casulla de estonia blanca.
Una casulla de damasco rojo con las armas de Granollers.
Un frente de altar con las armas de Granollers.
Una cápsula de xamellot amarillo y verde.
Cinco cabezas de plata y dos presentalles y una coronilla de plata.

Los objetos inventariados son pocos y de escaso valor. Sin embargo, son suficientes para llamarnos la atención el hecho de ver ciertos objetos, pertenecientes con toda certeza a la solitaria ermita de Santa Inés ostentando las armas de Granollers; esto demuestra la gran devoción que tuvieron los granollerins a la Santa Agnès venerada en la montaña de Sant Llorenç del Munt, a pesar de encontrarse tan alejados territorialmente.

La devoción de Granollers a San Lorenzo perduró muchos años. A pesar de ir disminuyendo el antiguo esplendor de la ermita, aunque el año 1722, “fue puesto un retablo nuevo en Santa Inés, el cual le hicieron obrar los devotos de Granollers y el retablo que ya había lo pusieron cerca del portal de la Sacristía “.

Escut que hi havia al portal de l'ermita de Santa Agnès. Dibuix de Josep Rigol (1927)

Boletín del “Club Pirenaico de Terrassa”
Año VII, 1929, número 33

Bibliografía:

http://www.poblesdecatalunya.cat/element.php?e=5803

http://trailsantllorenc.blogspot.com.es/2011/02/font-del-llor-650-m.html

http://trailsantllorenc.blogspot.com.es/2011/07/ermita-de-santa-agnes.html

http://www.diba.es/parcsn/parcs/plana.asp?parc=4&m=37&s=224&o=3

http://www.llibrevell.cat/wp/sobre-la-servitud-de-les-esglesies-de-sant-llorenc-i-santa-agnes-del-munt/

http://www.turismematadepera.cat/index.php?fuseaction=llocs-d-interes&id_lloc_interes=105&id_categoria_llocs=3

Este es el link del mapa con el track: http://www.sportstracklive.com/track/detail/k2nesa/Hiking/907699

Un saludo,

Nesa Weiss

 
4 comentarios

Publicado por en 12 de febrero de 2013 en cultura, Deportes, Deportivas, España, Excursiones, Historia, Trekking

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Barcelona por descubrir I: Casa D’Infants y Plaça Bonsuccès y Vinçent Morell

Me encanta Barcelona y no sé porqué. El caso es que la encuentro fascinante y al igual que Madrid, me ha dado por intentar ir leyendo en sus paredes, la historia que me pueda contar.

Os voy a hablar de este edificio, que se sitúa a escasos metros de mi trabajo y por eso un día me quedé mirándolo, pensativa, diciendo eso de: ¿y tú de quién eres? Ya que es una parte del ayuntamiento del distrito de ciutat vella pero su fachada se sale totalmente de lo normal.

En ella se puede leer: “Casa D’Infants Orfes”

Paseando por el carrer de les ramelleres de pronto nos encontramos con esta fachada, que corresponde a la primera casa de acogida de toda Europa y que data de 1370.

Antiguamente había muchos motivos para dar a los hijos en acogida. La falta de métodos eficaces anticonceptivos, las duras condiciones económicas y sociales, la férrea moral religiosa que dictaminaba que no se podían tener hijos fuera del matrimonio, etc. Por aquel entonces, el barrio del Raval era una zona mayoritariamente poblada por centros religiosos, hospitales y casas de caridad rodeadas de marismas y campos de cultivo. Era pues un lugar donde una podía pasear de forma discreta y no ser vista por todos como era el caso del barrio de la Ribera al otro lado de la Rambla.

El torno que actualmente aún se conserva en la puerta tenía precisamente la función de garantizar la discreción a aquellas madres que no podían hacerse cargo de sus hijos. Al lado había una pequeña rendija para quien quisiera dejar limosnas (todavía visible)

La mayoría de las mujeres que debían dar a su hijo en adopción, evidentemente, normalmente no lo hacían con agrado y a menudo deseaban poder identificar a sus hijos en el futuro. Por este motivo, algunos de los niños eran marcados con señales en el muslo hechas con agujas de tejer o hierros candentes. Otro método eficaz de identificación era recordar exactamente el día y la hora en la que el niño había sido depositado en el torno, ya que al ser dejados, las dos Hermanas de la Caridad que lo llevaban al departamento les ponían un cordón alrededor del cuello con el número de orden y la fecha de llegada. Los niños un poco más mayores a menudo, si la madre sabía o conocía a alguien que supiera del tema, llevaban un papel con el nombre anotado.

Con el paso del tiempo, y sobre todo a partir del siglo XIX, dada la densificación del poblamiento del Raval, este dejó de ser un lugar discreto y aislado.Lo que antiguamente habían sido huertos de las floristas de la Rambla, transformábase ahora en una zona densamente poblada por obreros que venían a trabajar en la creciente industria de la ciudad. Según Ricard Suñé, por aquellos tiempos, aunque durante un tiempo la institución siguió funcionando, el torno dejó de tener sentido y fue tapiado. Ya que las madres dejaban a sus hijos directamente en la puerta, ahora rodeada de edificios. La nueva Barcelona que se había liberado de las murallas comenzaba a crecer de manera desenfrenada llegándose a unir a las antiguas villas del valle, y necesitaría de mejores y más grandes infraestructura para dar respuesta a las necesidades de los nuevos ciudadanos.

Fue entonces cuando se instaló en 1883 en la masía de Can Cavallé, la nueva Casa de Maternidad, justo al lado del campo nuevo, donde ahora se puede encontrar el IES Les Corts, conocido popularmente como “La Mater “.

Pues justo en frente de este edificio nos encontramos la plaça Vicenç Martorell, que se une a la Plaça Bonsuccès por este paso.

Esta plaza es “artificial”, es decir, abierta hace relativamente pocos años. Antes de la guerra, en el trozo de calle donde hoy se abre la plaza, el paso era bien estrecho: apenas podía pasar un coche grande ni un camión. Los lugareños cuentan que estirando los brazos, casi podías tocar las paredes de las casas situadas en ambos lados de la calle.

Plaza del Bonsuccés antes y ahora.

Plaça Vinçent Morell

Durante los bombardeos de Barcelona a lo largo de la guerra civil (1936-39), unos proyectiles impactaron con los edificios adosados ​​al antiguo convento del Bonsuccés perteneciente a frailes servitas y construido en el SXVII, destruyendo su mayor parte y dejándolos inservibles. Un incendio acabó de derribar los edificios de este lado de a pie, y el propio convento del Bonsuccés se salvó de milagro. Muchos vecinos del barrio lo atribuyeron a la intervención divina.

El ayuntamiento franquista decidió abrir un espacio público al vacío provocado por las bombas, y así nació la actual plaza de Vicenç Martorell, que tiene poco más de 50 años de antigüedad.
Pero ¿cuál era el objetivo de las bombas fascistas sobre la calle Ramelleres? La respuesta es fácil: en el espacio que actualmente ocupa la facultad de Geografía e Historia del Raval de la Universitat de Barcelona (UB), entre las calles Montalegre y Ramelleres estaba la planta de Energía Eléctrica de Cataluña (la actual FECSA), la principal fuente de suministro eléctrico de la ciudad de Barcelona. La aviación alemana e italiana quería destruir la planta de Energía Eléctrica de Cataluña para dejar a oscuras la ciudad de Barcelona y tratar de paralizar el tejido industrial y productivo de Barcelona. A pesar de los numerosos intentos, que cambiaron la fisonomía de la calle Ramelleres para siempre con la apertura involuntaria de la actual plaza de Vicenç Martorell, las fuerzas fascistas no lograron destruirla. Entonces la FECSA permaneció abierta y en funcionamiento durante un pilón de años: se hizo famosa por los continuos cortes eléctricos durante la posguerra. Pero el tiempo la dejó obsoleta, y en una bonita metáfora de la propia calle de las Ramelleres, dejó de producir energía eléctrica, para producir conocimiento, cultura e investigación en las aulas de la UB.

Ya os seguiré contando historias de Barna…

Un saludo,

Nesa Weiss

BIBLIOGRAFÍA:

http://www.ctv.es/USERS/macavi/calles.htm

http://www.bdebarna.net/v2/mapa.php?mapa_id=54&historia=2616

http://totbarcelona.blogspot.com/2012/01/una-comparativa-plaza-del-buensuceso.html

L’Enciclopèdia.cat. Barcelona: Grup Enciclopèdia Catalana.

 
2 comentarios

Publicado por en 6 de octubre de 2012 en arte, cultura, España, Excursiones, Historia

 

Etiquetas: , , , , ,

Tham Hin – Segundas oportunidades en Tailandia

Hola a todos:

He estado en el campamento de refugiados de Tham Hin Tailandia, por eso he estado más desconectada de lo habitual, a parte de la cantidad de trabajo que he tenido desde entonces.

No os voy a describir la problemática en sí que tiene, ya que he hecho un vídeo “casero” es decir, no os esperéis que hable mejor de lo que lo hago en persona, ya que lo he montado en poco tiempo, pero supongo que da una visión general de aquello: drogas, esclavitud, colonia, guerrillas, premios noble de la paz, dictadura, golpes de estado, el triángulo dorado, Unocal y el oleoducto de Yadana, los niños soldado, etc.

No. Aquí os voy a comentar. antes de dar paso al vídeo lo que yo he percibido allí. Y lo que ha sido, es un aire de tranquilidad, de satisfacción por alcanzar la seguridad y la estabilidad necesaria para sacar la familia adelante en una condiciones mínimas de humanidad, en otras palabras, he sentido la alegría de la segunda oportunidad que tantos pedimos y en este caso, se les cumple y llega.

Es difícil imaginarnos desde el sofá de casa, viendo el vídeo, lo que es irte cada mañana al trabajo y al dar un beso a tus hijos, pensar que puede ser el último de tú vida, porque a la vuelta de la esquina un guerrillero te pega un tiroo te esclaviza, por estar donde no debes a la hora que no debes. Y aquí es de lo que se huye, de esa angustia diaria. Llegan tras unos días andando a uno de los 9 campamentos repartidos por la frontera con Tailandia y encuentras un lugar de PAZ. Un sitio del que si bien ahora mismo no podrán salir porque el gobierno Tailandés no los acoge, sí que podrán criar a sus hijos sin miedo al secuestro, a las violaciones o a la esclavitud. Es esa segunda oportunidad a la que se enfrentan al salir de sus casas y a la que estos 140000 refugiados actuales de nuestros campamentos, les han podido dar un techo, alimento, agua y un medio de vida dentro del campamento. No quieren salir, excepto aquellos ya ancianos, que desearían morir en su tierra y ya no les importa mucho su final.

Ojalá tuvieran una segunda oportunidad así todas las personas desamparadas del mundo. Realmente ACNUR (UNHCR) ha hecho un gran trabajo allí, ayudado también por otras entidades que le ayudan a mantener el campamento. Mi enhorabuena a todos ellos por el esfuerzo.

OPORTUNIDAD preciosa palabra…

 

Espero que os guste.

Un saludo,

 

Nesa Weiss

 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 6 de octubre de 2012 en Asia, cultura, Historia, Viajes

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Circuito en Bici por Alpujarra y Sierra Nevada (II) : La Peza y Sierra Nevada

Día 2: Aldeire – La Peza unos 50km y un desnivel de unos 600m

Empezamos la mañana desandando el camino desde el hotel rural hasta Calahorra y echamos un último vistazo al castillo, ahí quedaba detrás nuestro, un pedazo de historia en pié.

El recorrido se hizo muy agradable, incluso te encuentras con una recta kilométrica en un llano real donde los metros resbalan por las ruedas y la melena se la lleva el viento casi sin esfuerzo, luego una ligera bajada hasta llegar a Guadix. Y allí empezamos a descubrir fachadas incrustadas en la tierra, que te venían a hablar de las famosas cuevas de aquella tierra.

 

 

 

 

 

 

 

Lo cierto es que después de haber visto las cuevas de Matmata en Tunez, esto es casi de lujo. En tunez apreciabas el lugar donde estaba excavada la cueva, porque encontrabas las parabólicas de la televisión en medio de la nada, aquí sin embargo tenías las fachadas o los jardines exteriores de la cueva, y lo que se veían sobre la tierra amarillenta eran las salidas de humos de las chimeneas, pintaditas de blanco…

Foto Manuel Cascales Guindos del Pais.com

Nos pararnos a comprar unos melocotones en un puesto de la carretera de los Arcos, ya camino de La Peza y tras pasar Purullena, empezamos a subir. En este páramo desértico, encontrabas escondido entre los erosionados montículos, un oasis vegetal. Un contraste exquisito en estas tierras granaínas.

Desde la carretera, una vez hemos salido de los callejones de tierra, podemos vislumbrar algunas gotas del pantano de Francisco Abellán.

Desde este pantano, de reciente construcción (1998) se puede ver la comarca de Purullena, que es troglodita y se pueden realizar deportes naúticos, bañarse, pesca, etc.

En La Peza llegamos a nuestro destino, una casa rural que tuvimos que buscarnos donde nos dejaran estar con las bicis, os aconsejo llamar a Izab. Fue el más barato y nos trataron muy bien.

Día 3: La Peza – Carretera de Sierra nevada (El intermedio) : unos 56km y unos 1200m de desnivel

Empieza el día con una subidita al puerto de los blancares, en el camino encontramos alguna cantera de cal, tan característica por ese color blanquecino de la tierra y adivino que de ahí el nombre del puerto.

 

Tras la subida al puerto de los blancares 1297m pasamos a buscar Quentar en un rápido descenso, ¡cuidado con las cabritas que se cruzan sin avisar!

El embalse es realmente una maravilla de aguas verde-azuladas que discurre entre callejones, entre ellos caben destacar el Cerro de los Bermejales, Cuesta del Azafrán, el Tajo del Castillo o el Barranco del Álamo…se encuentra a 3km de Güejar Sierra y a 19km de Granada.

Una vez pasado este embalse y comenzar la subida hacia Güejar Sierra, nos tropezamos con otro embalse

Foto del blog living granada

 

La subida hasta Güejar Sierra se hace un pelín dura al principio, pero es llevadera. Quizá lo peor que yo llevaba eran los coches, ya que esta parte de la ruta era bastante transitada.

En el camino, un cartel haciendo alusión a la mala política de nuestro país, es raro no ver ningún cartel de estos a lo largo y ancho de la España actual.

Hicimos un alto para beber de una fuente que decía era un manantial y por lo tanto el agua era no clorada, la verdad es que si me dicen que es un manantial y el agua está tratada, mucho me temo que no bebería de un manantial tan raro…

 

Proseguimos el viaje, y tenemos dos opciones: la corta y empinada o la larga y menos dura. Como nosotros somos de ir al grano, decidimos la vía masoca de ir por la corta. Para ello en Güejar Sierra bajas hasta el río y ahí empieza el ascenso camino de Sierra Nevada. las rampas que encontramos son casi del 20%, que el coche de apoyo, subía en primera y casi no subía en algunos momentos. Son unos 600-700m de desnivel que deseas morir y sobre todo si vas a eso de las 13:00 que ya el sol pica con ganas y a penas sí había un atisbo de sombra.

Al llegar al desvío que pone Sierra Nevada, se deja a la izquierda el camino y se continúa subiendo hasta llegar a lo alto desde donde se aprecia Güejar sierra a lo lejos y a la izquierda se intuye la carretera que lleva a Prado Llano, la estación de esquí de Sierra Nevada

Desde aquí ya veíamos nuestro hostal “El Desvío”, el del tejado verde en medio de la carretera de subida, que mañana nos llevaría hasta casi lo alto del Veleta.

Nada entra tan bien, como una tarta triple chocolate, tras un plato alpujarreño, después de la paliza.Os recomiendo esta tarta casera que hace la mujer del dueño y con lo golosa que soy, sé lo que me digo cuando aconsejo para los chocolateros, pedir un trocito de cielo como este…

 

Espero estas etapas os hayan gustado.

 

Un saludo,

 

Nesa Weiss

 

 

 

 
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Circuito en Bici por Alpujarra y Sierra Nevada (I): Bérchules,Mecina Bombaró,Calahorra,Aldeire

Este verano me propusieron mis padres y unos amigos suyos el ir a hacer una travesía en Bici por tierras granaínas.

Me encantan las travesías, el ir de refugio en refugio, con las alforjas, con la mochila.La aventura de llegar al punto donde te has marcado sin saber la de cosas que te pueden surgir por el camino y que te va a tocar sortear como buenamente puedas.

En esta ocasión no fue tan “heavy” porque mi madre estaba lesionada y por lo tanto el peso lo llevaba un coche escoba que nos esperaba en cada punto de llegada, pero aún así fue interesante y al podernos llevar las cubiertas de BTT y carretera pues mi padre y yo hicimos etapas mezcladas.

Fueron 5 etapas:

A.- Mecina Bombaró – Aldeire: 57km y +1545m de desnivel

B.- Aldeire- La Peza: 53km y +446m de desnivel

C.- La Peza – Carretera de Sierra Nevada (El desvío) : 49km y +1209m de desnivel

D.- Carretera de Sierra Nevada – Capileira :+1770 y unos 56km

E.- Capileira – Mecina Bombaró :se me olvidó mirar el track Ainssss!! pero fueron unos 49km y +1200m de desnivel.

Dia 0:

Nada más aterrizar en Granada, un secador enorme me quitó hasta la última gota de humedad que se había venido conmigo desde Barcelona; sin lugar a duda estaba en tierras de Andalucía, un aire distinto que ya había conocido antes, pero que siempre que llegas a un lugar así después de tanto tiempo, se respira de forma diferente.

Una carretera por aquellas tierras nos lleva hasta nuestro pueblo de partida Mecina Bombaró, un pueblecito típico alpujarreño, blanco, encantador y del que visitamos los alrededores donde se encontraba entre otras cosas, la cascada de Las Chorreras, un paraje conocido. No hay nada como un buen baño bajo una cascada de agua fría, sea donde sea,ya lo hice en Sicilia, en Croacia, en Marruecos y todas las cascadas que me quedan por probar.

Día 1:

Tras pasar la Nochevieja en Bérchules… ¿nochevieja? – Sí, Nochevieja, ya que este pueblo alpujarreño se quedó hace ya más de 10 años sin luz en la citada noche y decidieron traspasarla al primer fin de semana de Agosto, así que en pleno verano te encuentras a Reyes magos, polvorones, Belenes vivientes y villancincos alegrando la noche.

Como iba diciendo, tras pasar la Nochevieja en Bérchules y que una araña hiciera de mi cuello sus delicias…

 

Nos pusimos en marcha a las 6:00 de la mañana con los nervios típicos de cuando se emprende una aventura, porque en este tipo de travesías nunca sabes con lo que te vas a encontrar y esa incertidumbre a los que nos gusta hacer el Indiana Jones, nos produce una cierta adrenalina en el cuerpo, diría yo.

Había un aire fresco y menos mal, porque si a eso de las 7:00 ya era cálido, ¡me muero! Desayunamos los dulces típicos que había comprado la noche anterior: batata escarchada, dulces con calabaza, bizcocho escarchado, todo muy muy dulce, a parte de los típicos mazapanes y polvorones.

Salimos de Mecina y nos ponemos en camino. Surcando la Alpujarra vas viendo los pueblecitos blancos salpicados por las laderas amarillas con algún verdor,tan diferentes de mis madriles o la actual Barcelona donde paso tanto tiempo. De pronto entramos en un pueblo que nos recuerda las tierras que atravesamos.

Hago un inciso aquí para contaros algo de historia:”Abén Humeya es el modo por el que se conoce en la historiografía española a un noble morisco, de nombre cristiano Fernando de Válor y Córdoba y de nombre musulmán Muhammad ibn Umayya (c. 1545-1569).
El nombre de Abén Humeya es la versión hispanizada del nombre árabe Ibn Umayya, que significa “Hijo de Umayya” haciendo alusión a un antepasado de los Omeyas.
Era miembro de una familia musulmana granadina que se reclamaba descendiente de los Omeyas de Córdoba, que pactó su conversión durante la conquista de Granada. A cambio de su conversión y colaboración, los Reyes Católicos concedieron el señorío de Válor al abuelo de Abén Humeya, que había adoptado el nombre de Hernando de Córdoba, y el derecho a ser miembro del cabildo granadino.”

En este pueblo donde veraneaba el citado rey y contrariamente a como ocurrió en otros lares, encima de la iglesia románica se halla colocada a modo de sombrero empotrado, una soberbia cúpula morisca.

Comienza la subida al puerto de la Ragua, dejamos atrás el pintoresco paisaje de lunares blancos para adentrarnos en una zona que si no fuera porque me he venido a Granada, el calor y el aire, pensaría que estoy subiendo un puerto madrileño. Según subes, los abetos cubren media montaña, dejando en lo alto cimas amarillas y redondeadas, como si de la Najarra se tratara.

Al llegar a lo alto ya llevábamos unos 35km y 1200 de desnivel.

 

La bajada fue espléndida, aire fresco, ¡Por fin! y al fondo un parque solar y el castillo de Calahorra. Ambas cosas interesantes a la vista.

Construido allá por el siglo XVI, sobre las ruinas de un castillo árabe, El actual Castillo de la Calahorra se hace realidad por iniciativa del marqués de Zenete don Rodrigo de Vivar y Mendoza, hijo primogénito del cardenal Mendoza y se eleva solitario y rojizo sobre la ciudad, imponente, como un perro guardián esperando su momento de intervenir. Es bastante impresionante. Yo no pude entrar porque sólo abre los miércoles de 10:00-13:00 y de 16:00-18:00, entrada gratuita. Es un icono del renacimiento, que espero poder visitar algún día.

Ya camino de Aldeire, vislumbrando otro cerro, observamos nuestro hotel rural allá a lo lejos. Un último esfuerzo para llegar al Hotel “Mirador de Aldeire” antigua casa forestal, reformada en hotel rural y cuyos dueños no se esmeran en nada para complacernos, ni siquiera para hacernos unos espaguetis para cenar…no auguro un buen final a alguien que no complace a un cliente, eso es algo que me encanta de Cataluña, que aquí te lo cobran, pero te intentan satisfacer en todo lo que pides.

Para la cena, nos bajamos al pueblo y cenamos en una terracita de la calle principal,de manera desbordante a base de tapas. Si algo he hecho en este viaje es atiborrarme de platos alpujarreños, dulces típicos y alguna que otra pieza de fruta de los melocotoneros del camino.

Nesa Weiss

 
7 comentarios

Publicado por en 5 de septiembre de 2012 en Bici de carretera, Deportes, Deportivas, España, Excursiones, Viajes

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Túnez de contrastes (2008) : Sur y Norte II

A la mañana siguiente nos llamaron del hotel, despertándonos a las 4:30 de la mañana…¡qué crueldad!. Nos levantamos medio zombis para ir a desayunar, un desayuno buffet normalito, e irnos dirección Tozeur.

tamerza.jpgEn el autobús todos fuimos durmiendo (menos el conductor), y llegamos aTozeur a las 7:00. Allí nos montamos en las calesas para ir a dar una vuelta por el magnífico oasis, mientras amanecía entre las palmeras y frutales. Cuando estábamos hacia la mitad del paseo, nos pararon y nos explicaron cómo funcionaba el oasis. También pudimos ver una demostración de cómo se recolectan los dátiles, dándole al chaval una propina por su graciosa exhibición, estuvo muy bien.Tras esta demostración podías comprar dátiles en caja, que no estaban muy baratos, ya que luego, si los quieres comprar sueltos, te salen a 3 TND/kg. Nosotros los compramos en la medina de Túnez a ese precio antes de venir, pero también allí en las tiendas de fuera del oasis los tienes a ese precio. Luego nos dejaron un rato paseando por el oasis y haciendo fotos hasta llegar otra vez donde se hallaban nuestros cocheros esperando. Nos habían recolectado unos ramilletes de jazmín real que nos costaron 1 TND. La vuelta, ya más despiertos, nos lo pasamos muy bien con el conductor, haciendo carreritas y gritando eso de: ¡venga Alonso!!.

Nos montamos en el bus de nuevo, para ir a por los jeep que nos llevarían a los oasis de montaña de Chebika y Tamerza. Menos mal que llegamos los primeros porque los jeep tardaron en llegar y nos habíamos juntado varios autobuses en la zona. Los jeep son de 6 personas y nos juntamos unos gallegos, unos salamantinos y nosotros. El conductor nos puso musiquita tunecina y nosotros tratábamos de cantarla, al final había estribillos que los repetíamos a la vez y pasamos un rato muy entretenido hasta llegar a Tamerza.

En Tamerza hay una cascada, nada comparable con los pirineos o la misma pedriza de Madrid, es decir, es una cascadita. Lo impresionante de esta cascada, es el cañón que ha generado el río y que se encuentra en un desierto.

Chebika fue nuestra siguiente parada, está a 10 min de Tamerza y es un pueblo bereber abandonado. Tiene un bonito oasis en la parte baja con una lagunilla donde te puedes bañar. A nosotros nos dieron 30 min para verlo todo, por lo que la ruta que os recomiendo es: Ir hacia la parte alta del pueblo, que se sube por la izquierda y tener una perspectiva de todo el pueblo y lo que lo rodea. Luego sigues andando por arriba, hasta que te encuentras que el camino desciende hacia el oasis, parando donde la lagunilla. A continuación ya paseas por el oasis hasta regresar al punto de partida en la parte baja del pueblo. Aquí venden muchas piedras de cristal como las típicas amatistas, bastante grandes. No compréis las moradas, ya que están teñidas. Las auténticas son las blancas y las marrones.
Después de esta fugaz visita, nos metimos de nuevo en el jeep y fuimos en jeep hasta Gafsa, ya que un autobús se averió y el nuestro debió acudir en su ayuda, pero regresó después para continuar desde Gafsa hasta Kairouán con nosotros.

En Gafsa  paramos a comer, no vimos casi nada de esta ciudad, excepto el mercadillo que atravesamos con el jeep y su gran aglomeración de gente que nos dificultaba el avance. La comida se realizó en un hotel de allí y no nos gustó nada, éramos muchos autocares allí varados y era casi imposible coger la comida. Además la comida tenía poca variedad y la calidad era normalita. No nos gustó mucho.

Kairouán es la tercera ciudad santa del Islam. Como estábamos en Ramadán, la gran mezquita estaba cerrada y no pudimos visitarla, aunque la vimos desde un edificio pegado a ella que tiene una tienda oficial de souvenirs. Aquí está muy bien de precio los útiles de madera de olivo, en la medina de Túnez estaban bastante más caros.

En Kairouán nos separamos del grupo principal y a los que íbamos a Hammamet nos recogió otro autocar, que ya nos llevó hasta nuestro hotel de vuelta. Habían sido dos días agotadores, pero que nos habían permitido ver pinceladas de lo distinta que es la zona sur de Túnez de lo que habíamos visto hasta el momento. Pueblos pintorescos, el avance inexorable del desierto (hasta veías como de las palmeras asomaba sólo el penacho verde, porque la arena le había ganado terreno), las manadas de dromedarios en libertad, los grandes oasis y sus secretos. En definitiva, diferente.

ZONA NORTE DE TÚNEZ: Ruta en coche (Bizerta, Cap Serrat y Tabarka)

La zona norte de Túnez es un lugar todavía sin explotar. Por ello, tuvimos que alquilar un coche para ir a visitarla. El día de alquiler con kilometraje ilimitado  fueron 80 TND (unos 50€). La gasolina no es demasiado barata, son unos 20 TND los 300 km.

BIZERTA

Hasta llegar hay una autopista que te cuesta 1.2 TND los 50km. Bizerta es una ciudad bulliciosa, actual, con mezcla de gente. Para llegar atraviesas un gran río que da al mar, a mí me recordó a nuestro Guadalquivir. Solo estuvimos de paso, por lo que no puedo contar mucho más.

parque-ichkeul.jpgPARQUE NATURAL DE ICHKEUL

Este parque es sobre todo un observatorio de aves, pero yo quería ver esas manadas de búfalos en libertad en las inmensas llanuras. Y sí los vi, aunque pastando, como las vacas aquí en el norte. La entrada al parque cuesta 1TND/pers. Puedes pasar con el coche hasta un punto donde hay casitas con aguas termales (donde no puedes entrar) y los chiquillos se bañan en el desagüe que salen de estas casas. Desde allí subes la montaña y a media ladera está el museo de la fauna de allí. Si no hablas francés estás apañado, ya has salido de la zona turística y en pocos sitios hablan inglés, con que menos español.

Nosotros decidimos bajar al lago a ver patos y pececitos, ero también se puede seguir subiendo y dominar lo que seguro es una vista increíble de todo el parque. Os recomiendo prismáticos.

capserrat.jpgCAP SERRAT

De camino a Tabarka, paramos en Cap Serrat. Nuestro objetivo era ir por la costa de coral e intentar hacer algo de snorkel para observar sus maravillosos fondos, pero no llegamos con suficiente tiempo.

A Cap Serrat, llegas tras atravesar un inmenso pinar verde brillante. Es un lugar idílico, ya que sales de la maleza para encontrarte con una playa de fina arena blanca que abarca kilómetros. También desemboca allí un río, por lo que yo me imaginaba en uno de esos sitios vírgenes de Vietnam, o mejor al caso, de África, con su exuberante vegetación y sus playas desérticas. En aquella tarde sólo estuvimos 4 personas. Hay allí en la esquina, una casa con un cuadradito de césped y a los viajeros nos ofrecen bebida, comida y una habitación. Yo personalmente, me habría quedado un par de días disfrutando de aquella paz en soledad, pero todavía nos quedaban maravillas por descubrir.

TABARKA

Llegamos a Tabarka anocheciendo, a eso de las 20. Tabarka tiene grandes resorts y un puerto deportivo muy bonito. La playa es pequeña en comparación a lo que habíamos visto, pero acogedora. Aquí encontramos las joyas de coral. Yo compré un colgante de coral y otro de plata bereber, que llevan una marca que parece una V. El coral, lo venden por gramos, pero como siempre se puede regatear un poco en el precio final. Tienen verdaderas maravillas. Como llegamos tan tarde, no pudimos ver ningún taller de tallado de coral, pero sé que los hay por esta costa, ya que el coral en esta parte de Túnez, es un medio de vida.

Ya de regreso al hotel, nos sorprendió ver como un montón de personas volvían andando a sus pueblos. Las distancias entre los pueblos podían alcanzar los 15km y teníamos que ir con cuidado para detectar a las personas que iban por el medio de la carretera. Algunos de ellos portaban una luz azul, que lucía de vez en cuando.
Este viaje por el norte, nos enseñó la cara más verde de Túnez. Fue un contraste enorme el pasar del Sahara a Tabarka. Y es que si de algún modo tuviera que definir Túnez, diría que es un país de contrastes, todavía mayores que los que existen en la España peninsular, para ser un país tan pequeño.

TUNEZ CAPITAL

Como nuestro vuelo salía las 23:50, fuimos temprano a Túnez en Louage. Tomamos allí un taxi hasta el aeropuerto que nos costó 8 TND. En el aeropuerto resultó, que por ser vuelo internacional, sólo abren 3 horas antes del embarque, por lo que no podíamos facturar las maletas y encima no había consigna. Nos planteamos el alquilar un coche, aunque solo fuese para dejar las maletas, pero un hombre se apiadó de nosotros y nos dejaron que las dejásemos en un cuarto, pagando luego por el favor 20 TND.
Lo que cuesta ir del aeropuerto a la medina de Túnez son unos 3 TND, si el taxi va con parquímetro. En la medina, hay algunas cosas que ver interesantes y es muy grande, pero es más cara que en el resto de las medinas, ya que como nos explicaba un tendero, allí el puesto es más caro. Estás en la capital, más gente, más dinero, más caro…aunque sólo en los souvenirs, porque la comida estaba más o menos al mismo precio. Nosotros compramos aquí Henna y dátiles y volvimos al aeropuerto a eso de las 19:30.
El aeropuerto la verdad es que no está muy bien equipado para pasar allí el día, ya que no te dejaban pasar al interior del único restaurante de comida de verdad (porque los demás eran tipo cafeterías) con las maletas y fuera la gente estaba fumando una barbaridad porque ya eran las 20.
Si pasas la aduana, sólo hay una cafetería y algunas tiendas donde pagas con €, ya no estás en tierra tunecina, sino en zona internacional.

En el vuelo de vuelta, pensaba en todo lo que había visto y lo mucho que me había faltado por ver, como Carthago, El pueblo azul Sidi bu said y un poco más el Sahara…un lugar al que regresaré algún día, para completar la crónica.

 
Deja un comentario

Publicado por en 18 de agosto de 2012 en Africa, Viajes

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

 
Cazadebunkers.com

Descubre a los desinformadores profesionales

en Bici voy "international cycling community"

Tu comunidad ciclista internacional, encontrarás entrevistas, noticias, revisiones de productos, eventos y mucho más.

Licencia Libertaria

La Libertad derecho de todo poeta a no sujetarse a las estrictas reglas gramaticales o prosódicas