RSS

Archivo de la categoría: Europa

Circuito en Bici por Alpujarra y Sierra Nevada (II) : La Peza y Sierra Nevada

Día 2: Aldeire – La Peza unos 50km y un desnivel de unos 600m

Empezamos la mañana desandando el camino desde el hotel rural hasta Calahorra y echamos un último vistazo al castillo, ahí quedaba detrás nuestro, un pedazo de historia en pié.

El recorrido se hizo muy agradable, incluso te encuentras con una recta kilométrica en un llano real donde los metros resbalan por las ruedas y la melena se la lleva el viento casi sin esfuerzo, luego una ligera bajada hasta llegar a Guadix. Y allí empezamos a descubrir fachadas incrustadas en la tierra, que te venían a hablar de las famosas cuevas de aquella tierra.

 

 

 

 

 

 

 

Lo cierto es que después de haber visto las cuevas de Matmata en Tunez, esto es casi de lujo. En tunez apreciabas el lugar donde estaba excavada la cueva, porque encontrabas las parabólicas de la televisión en medio de la nada, aquí sin embargo tenías las fachadas o los jardines exteriores de la cueva, y lo que se veían sobre la tierra amarillenta eran las salidas de humos de las chimeneas, pintaditas de blanco…

Foto Manuel Cascales Guindos del Pais.com

Nos pararnos a comprar unos melocotones en un puesto de la carretera de los Arcos, ya camino de La Peza y tras pasar Purullena, empezamos a subir. En este páramo desértico, encontrabas escondido entre los erosionados montículos, un oasis vegetal. Un contraste exquisito en estas tierras granaínas.

Desde la carretera, una vez hemos salido de los callejones de tierra, podemos vislumbrar algunas gotas del pantano de Francisco Abellán.

Desde este pantano, de reciente construcción (1998) se puede ver la comarca de Purullena, que es troglodita y se pueden realizar deportes naúticos, bañarse, pesca, etc.

En La Peza llegamos a nuestro destino, una casa rural que tuvimos que buscarnos donde nos dejaran estar con las bicis, os aconsejo llamar a Izab. Fue el más barato y nos trataron muy bien.

Día 3: La Peza – Carretera de Sierra nevada (El intermedio) : unos 56km y unos 1200m de desnivel

Empieza el día con una subidita al puerto de los blancares, en el camino encontramos alguna cantera de cal, tan característica por ese color blanquecino de la tierra y adivino que de ahí el nombre del puerto.

 

Tras la subida al puerto de los blancares 1297m pasamos a buscar Quentar en un rápido descenso, ¡cuidado con las cabritas que se cruzan sin avisar!

El embalse es realmente una maravilla de aguas verde-azuladas que discurre entre callejones, entre ellos caben destacar el Cerro de los Bermejales, Cuesta del Azafrán, el Tajo del Castillo o el Barranco del Álamo…se encuentra a 3km de Güejar Sierra y a 19km de Granada.

Una vez pasado este embalse y comenzar la subida hacia Güejar Sierra, nos tropezamos con otro embalse

Foto del blog living granada

 

La subida hasta Güejar Sierra se hace un pelín dura al principio, pero es llevadera. Quizá lo peor que yo llevaba eran los coches, ya que esta parte de la ruta era bastante transitada.

En el camino, un cartel haciendo alusión a la mala política de nuestro país, es raro no ver ningún cartel de estos a lo largo y ancho de la España actual.

Hicimos un alto para beber de una fuente que decía era un manantial y por lo tanto el agua era no clorada, la verdad es que si me dicen que es un manantial y el agua está tratada, mucho me temo que no bebería de un manantial tan raro…

 

Proseguimos el viaje, y tenemos dos opciones: la corta y empinada o la larga y menos dura. Como nosotros somos de ir al grano, decidimos la vía masoca de ir por la corta. Para ello en Güejar Sierra bajas hasta el río y ahí empieza el ascenso camino de Sierra Nevada. las rampas que encontramos son casi del 20%, que el coche de apoyo, subía en primera y casi no subía en algunos momentos. Son unos 600-700m de desnivel que deseas morir y sobre todo si vas a eso de las 13:00 que ya el sol pica con ganas y a penas sí había un atisbo de sombra.

Al llegar al desvío que pone Sierra Nevada, se deja a la izquierda el camino y se continúa subiendo hasta llegar a lo alto desde donde se aprecia Güejar sierra a lo lejos y a la izquierda se intuye la carretera que lleva a Prado Llano, la estación de esquí de Sierra Nevada

Desde aquí ya veíamos nuestro hostal “El Desvío”, el del tejado verde en medio de la carretera de subida, que mañana nos llevaría hasta casi lo alto del Veleta.

Nada entra tan bien, como una tarta triple chocolate, tras un plato alpujarreño, después de la paliza.Os recomiendo esta tarta casera que hace la mujer del dueño y con lo golosa que soy, sé lo que me digo cuando aconsejo para los chocolateros, pedir un trocito de cielo como este…

 

Espero estas etapas os hayan gustado.

 

Un saludo,

 

Nesa Weiss

 

 

 

Anuncios
 
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Viaje en coche Etapa II (Feb 07): Burdeos, Dune du Pyla y Biarritz

Biarritz y su saliente central

Una cosa que me gustó mucho de viajar en carretera en Francia, es que posee hoteles de tipo prefabricados a los cuales llegas a cualquier hora del día o de la noche, coges la habitación (que ya sabes lo que te vas a encontrar) con la tarjeta y es un servicio automático y barato. Rondan los 35€ por habitación y el desayuno buffet de la mañana son 4,5€ por persona. Tienes varias categorías, casi todas juntas y a las afueras de las ciudades. Nosotros dormimos en el hotel Campanile, pero también estaban F1 e Ibis. Las habitaciones constan de un cuartito de baño con ducha, una cama de matrimonio y una tv. Os aconsejo que en este tipo de viajes a coche os llevéis un hervidor. Nosotros calentábamos el agua y por ejemplo para la cena puedes hacerte rápidamente un cous-cous o sopas de sobre.
Llegamos a Burdeos sobre las 13:00. Nos fuimos hacia la iglesia de Saint Michel, donde hay un mercado muy bonito, el cual ya estaban recogiendo cuado fuimos. Esta zona es suburbial. Calles muy oscuras y edificios sucios, realmente lo que habíamos venido a ver, la parte medieval de Francia. Comimos unos bocadillos para aprovechar el día que nos quedaba en Burdeos. Nos fuimos al centro de Burdeos, allí comienza en la puerta de Aquitania un paso de peatones que si lo sigues llegas hasta la catedral y una antigua sinagoga muy bien conservada. Nosotros no entramos porque a mí Burdeos no me dijo nada, es decir, no supe ver el encanto que dicen que tiene esta ciudad. Y sin perder más tiempo nos dirigimos hacía nuestro principal objetivo del viaje: La Dune du Pyla.

Duna du Pyla
La Dune du Pyla está en la bahía de Arcachon, al este de Francia. Cuando el desierto comenzó a tomar esta costa, los franceses plantaron una vasta extensión de árboles para detener su crecimiento tierra a dentro. Funcionó y a cambio se quedaron con kilómetros de playa de arena blanca y una duna que es la más alta de Europa  con 118metros. Aquitania es un sector muy verde de Francia y en el que son famosos los patés, las mermeladas y como no, los quesos. Según te acercas a la bahía de Arcachon ya vas metido entre grandes pinares. Aquí los franceses lo han acondicionado todo para sus propias vacaciones y tienen en alquiler casitas de madera y grandes supermercados, todo camuflado entre los árboles. Esta zona es principalmente de turismo local, aunque algunos somos extranjeros. Según nos acercamos de pronto vislumbras algo de la duna por encima de los pinos y parece impresionante. Cuando llegamos al sitio, nos decepciona un poco que hay que pagar por aparcar allí, son 3€ 2 horas y luego creo que eran 6€ ó 10€ todo el día. Nosotros como eran las 17:00 (porque desde Burdeos está a 1h 30min en coche), sólo cogimos 2 horas.
Entramos; según vas por el paseo que te lleva a los pies de la duna, tienes varios chiringuitos para comer y beber algo y también puestos de souvenirs. Al final llegas, yo decidí descalzarme para no llegar con los zapatos enteros de tierra. La tierra de la duna es fría, muy fría y no es tan blanda como la arena de la playa. Subimos parando de vez en cuando a darnos friegas en los pies para ayudarlos a entrar en calor, tengo que decir que esta parte de la subida estaba a la sombra. Cuando llegamos arriba del todo y ves toda la extensión de la duna y del bosque la rodea, es impresionante. Puedes realizar unos vuelos en parapente, si te apetece. Nosotros decidimos bajar corriendo hasta el mar y darnos un paseo. Cuando andábamos de vuelta por la cuerda de la duna, llegó un autocar lleno de escolares, seguro que esta es una de esas excursiones típicas de colegio. Es un lugar muy amplio, sin riesgos, donde puedes tener controlados a los niños.
Me dio pena, dejar el lugar tan pronto, porque me gustó mucho la zona y me habría gustado ir a la zona turística de Cap Ferret, que estaba en la punta de enfrente de La Duna du Pyla, pero será en otro viaje.
Nos pusimos en marcha. Mi compañero tuvo la idea de hacer noche en Biarritz y visitarlo por la mañana del día siguiente. Llegamos a Biarritz como 2 horas después y bajamos a lo que pensamos, era el centro. Como ya era tarde estaban los hoteles ocupados y los que quedaban eran carillos, por lo que nos volvimos hacia las afueras y dormimos de nuevo en un Campanile. En la subida por la carretera de la costa, nos dimos cuenta que cogíamos cobertura con Orange España por lo que pudimos hablar con la familia. Dejamos las cosas en el hotel y nos fuimos a buscar el centro de Biarritz, esa típica foto que sale en todas las revistas sobre Biarritz. Y dimos con ello, siguiendo las indicaciones para el casino. Ya sabíamos donde debíamos ir al día siguiente, por lo que nos fuimos a dormir.
Cuando nos levantamos por la mañana, decidimos que íbamos a desayunar en la playa, por lo que compramos pan (que el pan francés es exquisito) y nos dirigimos hacia el casino. Biarritz está como dividido. Tiene un playa muy grande que va desde una especie de saliente al mar hasta el faro y es muy bonita. Luego desde el saliente hacia la izquierda hay una pequeña calita y termina en el puerto, al lado de otro saliente más grande. Por último, si miras otra vez hacía la izquierda de este saliente (donde hay una pequeña virgen), hay otra cala pequeña. Desayunamos en el primer saliente, se llega a él por un puente y es un sitio con unas vistas increíbles sobre el mar. Unos señores mayores habían decidido desayunar allí también, por lo que ellos estaban en un banco que miraba hacia el puerto y nosotros hacia el faro. Fue una mañana especial y tranquila, con el rumor del mar y una temperatura cálida, pero algo de brisa, se nos pasaron las horas admirando aquellos vestigios de grandeza, que le quedan aún a esta bonita ciudad. Pocas personas, edificios elegantes bien conservados y un mar de agua fresca, podrían describir Biarritz para mí.

Catedral de Burdeos
Tuvimos que irnos, muy a pesar nuestro, ya que estábamos descansando tras una semana de viaje, por primera vez. Pero todavía debíamos llegar a Panticosa a una competición antes de las 19:00, por lo que nos pusimos en marcha y atravesamos los pirineos. Decidimos ir por España, aunque nos arrepentimos, porque por la carretera que sigue el Bidasoa, hay camiones que te hacen la marcha interminable, aunque los paisajes verdes son dignos de mencionar. Por lo que a lo mejor, debimos de haber ido por la autopista francesa y luego atravesar más adelante.
Llegamos a Panticosa y con esto, al fin de esta etapa, ya contaré en otra ocasión el fin de semana en Panticosa.

 
Deja un comentario

Publicado por en 18 de agosto de 2012 en Europa, Viajes

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Viaje en coche (feb 07): Etapa I Madrid-Murcia-Andorra

Pas de la casa

Estación de Pas de la Casa

Nuestro viaje empezó con una pequeña visita a Murcia. Como sólo íbamos a estar un día, fuimos al centro y buscamos un centro de información turístico. Nos dieron un plano y nos aconsejaron un a ruta circular que te llevaba por el casco antiguo de Murcia. La verdad es que Murcia no es una ciudad que tenga mucho para ver. Lo más reseñado es la Catedral y luego en la plaza de las flores hay una pastelería de renombre donde hacen muy bien el típico pastel de carne. Nosotros compramos un par para el viaje. También está muy bonito el paseo por el río.
En una ocasión nos quedamos a dormir en el hotel NH Rincón de Pepe 3*. Está muy cerca de la catedral y tiene parking. Sólo nos alojamos, por lo que no puedo decir cómo está la comida.

Por la tarde proseguimos el viaje por la costa hasta que nos anocheció a la altura de Manresa, por lo que pasamos aquí la noche en una pensión, cuya dirección no os podría indicar. Pero hay varios hoteles.

Por la mañana seguimos hasta llegar a Andorra. Nos alojamos en el hotel President 4*  de Andorra la Vella. El hotel está muy bien. Fuimos con los bonos weekend plan de halcón viajes y nos salía 50€ la habitación con desayuno, pero está cerca de las tiendas (unos 5-10min andando), hay sitio en los alrededores para aparcar sin pagar y los jacuzzis eran gratuitos, por lo que cuando volvías te sentaba muy bien el baño. El desayuno buffet no era demasiado variado, pero estaba bien de calidad y cantidad.

En Andorra conocimos el centro lúdico La Rabassa, en Sant Juliá de Loria, que permite diversas actividades de nieve que no son el esquí alpino. Nosotros hacemos esquí de montaña, por lo que estuvimos por allí. Es una zona muy bonita, con un gran bosque donde puedes pasear, montar en moto de nieve, hacer esquí de fondo etc. Está muy bien para ir con niños. Desde Andorra la Vella tardas en llegar como 1h 30min, sin contar el atasco que te puedes encontrar, ya que en Andorra y eso es un problema, por la mañana y por la tarde sobre las 17 hay atascos por todas partes.
Para los esquiadores, dependiendo de la modalidad de esquí que hagáis así os consejo.

1.-VallNord:
Ordino: Si tenéis buen nivel y os gusta saliros de pista, con buenas pendientes, sin duda Ordino es vuestra mejor elección. A mí es la que más me gusta, es pequeña, pero con muchas posibilidades y la nieve se mantiene muy bien, es el valle que recoge más nieve. Si os sacáis el forfait para Ordino-Arcalis, que sepáis que no se comunican.
– Pal-Arinsal: Esta estación es más familiar, con bosques y pistas amplias, tiene varios restaurantes. Tiene zona de saltos por si os gustan las piruetas y está más cerca de Andorra la Vella que Ordino.
2.-GrandValira: Si os vais a tirar muchos días esquiando y os gusta moveros, sin duda GrandValira tiene de todo.
– Soldeu-Grau Roix-El Tarter: Esta parte tiene buenas fuera pista y pistas con pendientes fuertecillas.
– Pas de la casa: tiene de todo un poco, está bien si el nivel de esquí es medio y también para ir con la familia, ya que es un valle bastante abierto. Si decidís alojaros aquí, tenéis que saber que Pas de la casa se encuentra alejado de Andorra la Vella y por lo tanto de las tiendas.
Canillo y Encamp no los conozco demasiado.

En cuanto a las tiendas, sí hay cosas que merecen ser compradas allí, pero recordad que las garantías son de allí y no se tiene la facilidad de cuando se compra al lado de casa a la hora de cambiar algo. En este caso las tiendas pequeñas suelen tener mejores precios que los grandes almacenes como Pyrenees o Escaldes. A la hora de aparcar, el sistema es de parquímetros y en el túnel de entrada cuando llegas desde la estación de Pal-Arinsal, existe dentro del túnel un radar. Las tiendas allí cierran a las 20, porque si no lo hacen, les multan; aunque un amigo me decía que algunos grandes almacenes cierran un poco más tarde porque les merece la pena pagar la multa, frente a los ingresos que tienen en este tiempo.
Una opción también en Andorra es la entrada al centro termolúdico Caldea. Nosotros estuvimos una noche allí, en el último turno que es más barato (2h =23€) tienes tiempo suficiente para realizar el recorrido completo. Fue un sensación increíble, la de estar por el río exterior de agua caliente mientras te caía la nieve en la cara. Un sitio limpio y muy bonito. Tienen ofertas de noche + entrada y diversos tratamientos que se pagan a parte de la entrada general al centro.
En la noche, tras 4 días de estancia en Andorra nos pusimos en marcha hacía la frontera con Francia. Fue muy bonito, al cruzar la frontera, el ir viendo los pueblecitos de montaña franceses, iluminados a los pies de las pistas.

En la siguiente etapa, hablaré de Burdeos, La Dune du Pyla y Biarritz.

 
Deja un comentario

Publicado por en 18 de agosto de 2012 en Deportes, España, Europa, Sin categoría, Viajes

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Aterrizaje en la nieve (Milán):Algo para recordar…y que sin duda recordaré

El viajecito de ayer fue la…

Llego al aeropuerto, esta vez directa a embarcar, 1h 30min antes. El vuelo se retrasa 45min porque en Milán hace mal tiempo, ya te echas a temblar pensando en la cancelación del vuelo por mal tiempo, que en esta situación no te devuelven un duro ni nada, te lo comes con papitas. Pensativo

 Al final el vuelo sale y nos explica el comandante que es que Milán está espaciando los vuelos y no les deja salir, así que tenemos que esperar un poco más en el avión.

Yo fui durmiendo todo el viaje, excepto cuando ya te dicen que vas a llegar y entonces vi el percal…todo estaba nevado y había niebla. La pista de aterrizaje parecía Alaska, yo le tranquilicé al que tenía al lado diciéndole que con el peso del avión y las rueditas pequeñas, que se clavaría bien y no deslizaría y aterrizaríamos sin problema (mientras para mis adentros pensaba eso de..ojalá sea así, porque con la cantidad de nieve que había en la pista, no lo tenía nada claro, aunque era nieve suelta y con la bajada a lo mejor se apartaba la nieve bajo el avión y las ruedas tocaban asfalto).Sorpresa

El aterrizaje fue muy bueno, solo se le fue un poco, pero casi imperceptible. Lo que si percibimos fue el frenazo brusco que nos pegó al asiento de adelante, cuando levantó los alerones 100%  

(FOTO DE MI AVIÓN Y LAS CONDICIONES DEL AEROPUERTO)

Tuve bastante suerte en pillar ese vuelo porque en Milán se cancelaron los demás, creo que el nuestro fue el último al que dejaron aterrizar.

Salí del aeropuerto temiendo que a la hora de coger el bus me tirara allí una hora esperando, ya que al ser fiesta había menos servicios, pero la suerte volvió a sonreírme y tanto el bus como el tren que pillé después para ir a Verona me vinieron de corrido.

FOTO DE LAS VIAS SALIENDO DE LA ESTACIÓN DE TRENES DE MILAN

Cuando llegué a Verona y vi que el coche seguía allí me dí un alegrón…pero la suerte ya me había abandonado y resultó que el coche tenía tan descargada la batería que no funcionaba ni el cierre centralizado.

Paré a dos coches a los que les puse los cables (alucinaban con eso de que una chica supiese cómo funciona un positivo y negativo) y al final como no terminaba de cargar la mutua me mandó una grúa. Esta vez, me conectaron dos baterías a full y mi batería revivió. ¡Uff! Qué alivio Risa. Me dijeron que 40 min mínimo con el coche en movimiento, a lo que respondí que a Trento era una hora por lo que no había problema, pero se encendió la luz de la gasolina Confundido  Me paré en una gasolinera tras 45 min y le puse al coche 10€ de gasolina, ya que así pude hacerlo en marcha sin parar el motor, o al menos eso me dijo la chica que me atendió en la gasolinera.

Ya una vez en Trento, con la ventisca de nieve, las coches cubiertos y yo buscando aparcamiento, me vino la conciencia que ya estaba lejos de casa otra vez y me invadió algo de nostalgia. Otra vez estoy en un mundo de supervivencia y no en el recogimiento de mi Madrid o con los colegas calentita en el Mesón de la Guitarra.

Comments

Javi – 09/01/2009 17:02:12

Que risa me ha entrado con lo de la batería del coche y el coche en general. Esta navidad ha sido divertida respecto a ese asunto en mi entorno. Todo empezó el día 2 cuando Angi, una amiga nuestra se quedó sin batería al llevar a Antonio a su casa. Y lo divertido fue que no sabían usar las pinzas así que Angi llamó a su madre, la cual le preguntó a un amigo por chat… así que no es tan corriente saber que polo es cada cual (yo lo veo sencillo, rojo más, polo más, negro tierra , entrada negra. El otro negro dicen que es mejor colocarlo en la chapa :D). Pero lo mejor fue cuando el día de reyes lleno mi maletero con los tiestos para volverme a sevilla y cuando lo cierro no encuentro las llaves y recuerdo que las de respuesto están en sevilla. Resultado final, 100 km hasta sevilla para coger las llaves, 100 de vuelta para coger el coche, y 100 para volver a sevilla. Entre tanto el maletero lleno de tiestos a rebosar :D. Moraleja, cuando vives entre dos ciudades es mejor tener dos llaves de repuesto, una en cada lado :D. La llave original acabó encontrandose dentro de una bolsa que estaba en el maletero…La vida es dura 😀

P.D Tu tienes el gafe con los aviones, a mi no me engañes. Yo nunca he tenido problemas y he cogido unos pocos 😀

vanesa  – 11/01/2009 17:01:44

Javi niño…¿cuántos han sido internacionales y viajando con un hurón? 😉 Creo que sobre todo influye el último punto, ya que la mayoría de las veces ha sido por Billy y por el desconocimiento que existe entre las personas que redactan los contratos sobre lo que es un hurón en realidad: un carnívoro.
En fin…lo tuyo con el coche ha sido un poco peor que lo mío aunque como consecuencia de estar esperando una hora a 4 grados bajo cero he estado dos días en cama con fiebre y he perdido algunos exámenes, pero ya me he repuesto.

Muchos besos
 
Deja un comentario

Publicado por en 7 de enero de 2009 en Europa, Viajes

 

Etiquetas: , , , ,

Croacia…un país por descubrir (Inmaculada 08)

Este puente de la inmaculada se me antojó ir a conocer mundo y por esta razón cogí el coche y a un amigo de copiloto y nos fuimos a conocer este país tan inhóspito. No había mucha información sobre que ver, pero me marqué dos objetivos: las isla de Rab (porque en Trento ya hay nieve todos los días a punta pala y me apetecía playita) y el parque natural de Plitvicka (por la UNESCO patrimonio de la humanidad) con unas cataratas y un entorno que dicen que recuerdan al amazonas.

El viernes 5 salimos tarde de Trento porque mi amigo trabajaba y nos paramos a dormir en el camino en algún pueblo en la región de Veneto.
El sábado 6 nos pusimos en marcha a eso de las 11:30 y ya fuimos del tirón a Croacia. Al pasar la aduana ya tuve la primera experiencia policial. Lo habitual, es pasar por un puesto de aduana donde te sellan el pasaporte y luego ya está, pero aquí tienes que pasar por dos puestos y además el segundo puesto con una barrera levantada y un STOP que está dibujado en el suelo pero que si vas mirando al frente como yo iba haciendo, buscando carteles, pues te lo comes. Y así fue, me salté el segundo puesto de la aduana y volví hacia atrás pidiendo disculpas cuando me percaté que era un puesto de aduanas con agentes dentro.Pues el agente se puso super borde, hasta me hizo bajar del coche y leer el STOP del suelo,le pedí disculpas en todos lo idiomas y al final, como ya estaba pesado, bajé la cabeza y no le hablé más hasta que me dejó que volviera a subir al coche y continuar. ¡Será cretino! Mi copiloto me iba tranquilizando en el coche porque yo iba ya caliente con el policia, ya sabéis como me pongo con estas cosas, solo le faltó al poli darme unos azotes por no ver el STOP. Pasada la rabieta me empecé a fijar en el paisaje; me recordó mucho al pirineo Navarro, con grandes extensiones de bosque en esos tonos marrones del otoño y muy salvaje, sin tocar casi nada. La costa era como yo me imagino las islas griegas, con pueblecitos en las orillas del mar que descienden por las colinas. Todo se veía muy bonito. Llegamos a Rijena en 1 hora más o menos y allí conseguimos cambiar dinero de euros(€) a kunas (Kn). El cambio es 1€=7,3Kn. En este sentido Croacia es barato, para un sueldo de estudiante llega. Pasamos por encima del pueblo de Bakar, un pueblito muy lindo metido en una bahía.
Seguimos hasta la isla de Krk de donde partía nuestro ferry a la isla de Rab. El peaje fueron 40kn para entrar en la isla. Está chulo el puente que han hecho para acceder a la isla sobre el mar adriático, aunque los he visto mejores desde el punto de vista ingenieril. Nos tomó como 20min llegar al puerto y cuando llegamos preguntamos en un bar (porque allí no había ni el tato) sobre la venta de tickets del ferry y nos mandan a otro bar porque allí no sabían nada (algo de inglés) y en el otro bar estaban más despistadas las camareras que yo que sé, porque me dicen que no hay ningún barco que ya se fue el de las 15 y le digo: “bueno es que son las 14:45”, entonces me mira la camarera y se encoje de hombros como que no va a venir el barco. Como era la hora de comer y las camareras del otro bar nos parecieron más majas, pedimos un buen plato de carne variada y una ensalada para esperar mientras veíamos que pasaba con el ferry.
Yo pensaba que ya estábamos como siempre, cambiando los planes sobre la marcha y así fue, poco después me veía comprando un billete para la isla de Cres porque no se hacían viajes a la isla de Rab. Y así fue, que llegó el momento de subir en el ferry con el coche y dejé a mi compi sentado con la comida mientras corría a meter el coche,luego el que corría era él con unos tapper en la mano para no perder el ferry.
El viaje fue tranquilo pero ahora estaba la incógnita ¿dónde vamos?. Cuando amerizamos en la isla nos llevó como una hora llegar al destino que se me antojó Mali. Buscamos un hotel y al final nos quedamos en uno llamado Alhambra, a los pies del mar. Cuando abrías la ventana de la terraza oías su murmullo incesante..era idílico, un bosque denso con casetones de estilo colonial que eran hoteles que daban al mar y en algunos casos a la playa de piedras. El agua era cristalina y se veía de un color turquesa un tanto diferente del acostumbrado azul oscuro del mediterráneo de Benidorm o el Atlántico de Tenerife.
Bajamos a cenar a eso de las 23 al centro del pueblo y nos encontramos con gente muy pintoresca aunque muy amables. Por norma general con los croatas que hablamos eran gente sencilla y que trataban de agradar al visitante. Muchos sabían italiano y algunos inglés,se nota quienes van de visita a este país en eso de la lengua y en que al final acabamos en una pizzería, porque el recepcionista del hotel nos dijo que en invierno hay que cenar antes de las 22 aunque en verano están hasta tarde. Ciertamente si mi idea era perderme en una islita desierta en un pueblito, lo había conseguido casi 100%. En la pizzería también encontramos gente extraordinaria, porque cuando decidimos entrar a comer se desvivieron por atendernos, pero curiosamente, en la terraza en la que estábamos el suelo estaba lleno de agua porque ¡habían regado una maceta sin plato debajo y encima la planta era de plástico!. El mantel era reciclado de otra mesa con alguna manchita y cuando por fin nos decidimos a pedir no tenían casi nada, teníais que ver la carita de la chica que al principio a cada cosa que pedíamos decía sorry y al final ya solo gemía un poco con un “hummm” acompañado de cara de pena y gestos de cordero degollado. Las pizzas al menos estaban buenas.
Luego nos fuimos a pasear un poco por el paseo del mar que estaba al lado del hotel, era increíble la temperatura tan buena que hacía, habíamos pasado del frío invernal de Trento a la cálida costa croata que todavía guardaba los restos del verano.
Al día siguiente (7-12-08) al levantarme lo primero que hice fui ir a pasear por el mar. Fue un paseo increíble porque no había nadie excepto los pescadores de la zona. Estaba tan sola que daba miedo, con esos bosques densos y salvajes y el contraste del apacible oleaje del mar mientras el sol bañaba ya la costa frente a mí. De pronto me percaté que era extranjera en el país y lo mismo no era prudente seguir alejándome sola, por lo que comencé mi regreso. A esto que pasó un italiano corriendo, que casi iba tan rápido como yo andando, aceleró un poco y en la curva se paró y se puso a andar jejeje, me dió pena pillarle por lo que me puse a hacer fotitos hasta que le vi que ya iba bastante lejos…¡después del esfuerzo que había hecho por pasarme! Cuando el sol ya daba en el balcón de nuestra habitación, llamé por teléfono a mi compi de viaje para despertarlo y que se asomara…estaba espectacular. Luego fuimos a desayunar (que probé la mermelada de rosa de mosqueta) y a toda prisa partimos hacía el ferry que nos devolvería a la ínsula para seguir camino al segundo objetivo: El parque de Plevitce o plivitcka.En el ferry nos despedimos del buen tiempo, ya que ahora nos dirigiríamos hacía los Alpes croatas y la temperatura ya no sería la misma.
La carretera hacia el parque tuvo de todo: costas, niebla, paisajes de vistosos colores marrones y rojos del otoño y hasta pudimos ver a una gaviotas en plena acción.
Entramos en el parque de plevitce por una carretera que lo atravesaba. Los bosques eran impresionantes y en el camino nos encontramos con lo que pensamos sería un molino o una serrería a la antigua usanza. Al final decidimos que debía de ser molino porque las serrerías necesitan más espacio para los troncos.
Ya estábamos otra vez enganchados al carro del frío. Seguimos camino a través de los inmensos bosques del parque pero no vimos ninguna señal de las famosas cataratas,yo ya pensaba que no lo conseguiríamos, de hecho como el parque era tan grande y Croacia no está todavía demasiado preparada para el turismo y por eso no se indica casi nada, yo pensaba que ya nos las habríamos pasado. La carretera además cada vez era más angosta y con más hojas sobre el asfalto, como si por allí no hubiera un alma. En una de las curvas con la aglomeración de las hojas el coche se fue un poco, cosa que jamás me había pasado, ¡imaginaos cómo estaba el suelo! Al final llegamos a la carretera principal y tomamos camino a Trieste, ya era tarde y la noche caía inexorablemente. Llegamos a un pueblito que ponía que era de ski y por suerte encontramos a una pareja croata que nos indicó dónde estaban las cascadas y era un poco más adelante. Ya vimos los parking y nos fuimos a investigar. El parque está dividido en 2 parkings. Si se viene desde Zagreb se llega al parking 1 que es donde está la gran cascada y luego está el parking 2 que es donde se encuentra un lago grandecito con cascadas consecutivas y han puesto barcos de turismo. Como nosotros llegamos a las 18 ya era de noche y estaba todo cerrado, aunque yo diría que estuvo cerrado todo el tiempo porque los parkings tenían tapados los dispensadores de tickets y parecía como si estuviera muerto. Nosotros empezamos la visita por el parking 2 pero no se veía casi nada sin tener que andar un buen trecho, por lo que solo dimos una pequeña vuelta al lago.
En el parking 1 nos esperaba lo mejor, la cascada era increible y lo mejor de todo es que pudimos acercarnos hasta los pies de la misma y notar toda la fuerza de la caída. Te llegaban ráfagas de aire con agua continuamente y hacía un fresquito…
“¡Las cascadas son para el verano!”-Pensé.
Me gustó mucho sentarme allí en lo alto de una roca mirando como la luna iluminaba la cascada y el cielo estaba lleno de estrellas, sintiendo toda la explosión del agua sobre el suelo. Me decía a mí misma que merecía la pena el viaje para estar allí en ese momento bajo la luna, sintiendo el frío en la cara y ante esa maravilla de la naturaleza.
Ya de vuelta al coche sentía que se habían acabado las emociones y que ya el viaje llegaba a su fin. Iba pensando en todo lo que había visto, las sensaciones esas que te quedan y que vas asimilando en el retorno. Paramos a comer algo en un barecito porque yo estaba que me caía de sueño y eso que habíamos parado a dormir un rato. Estuvo muy agradable. Esto es algo que me llamó la atención, ya que Croacia no tiene mucho dinero, pero hay muchísimos bares/cafeterías en las carreteras y como tienen mucho espacio, las casas son todas enormes. No existen vayas, de verdad, la gente no limita sus zonas, yo pienso que es porque cada uno tiene su jardincito frente a la casa y respecto al resto como hay terreno de sobra.
Seguimos hasta Trieste y yo ya necesitaba un baño con urgencia…tras preguntar en varios hoteles que costaban, el más barato 90€, fuimos a la estación de trenes y resulta que el baño lo cerraban a las 22. Preguntamos al empleado del kiosco de tabaco y la contestación fue impresionante:”aquí no hay baños públicos por seguridad abiertos más tarde de las 22 por los drogadictos, pero pienso que en toda Italia pasa lo mismo”. En fin, parece que Trento no se ha apuntado a esta moda, menos mal y al menos existe un baño público 24 horas. Me tomé un té en un pub y pasé al baño. Luego seguimos camino y al final, al llegar a Monfalcone a la 1 de la mañana decidimos que era hora de preparar el coche porque los hoteles estaban caros, no encontramos ninguna “camere Zimmer” (supongo que son habitaciones, tipo pensión en España) que vimos muchas antes, ni nada de nada. Siempre que piensas que las aventuritas ya pasaron, la vida te pone del revés. Tras encontrar un monte vecino, bajamos a Monfalcone para comprar agua y luego ya subimos a dormir. Mi compi pasó frío (no era un aguerrido montañero), pero lo que soy yo, dormí como un tronco, como siempre. Y lo gracioso fue un cazador que por la mañana ni corto ni perezoso, estábamos hablando tranquilamente en el interior del coche todavía en pijama y empezó a asomarse y a hacernos gestos y reirse…¡un poquito extraño! Aunque a estas alturas de la película y con los ejemplares que hemos conocido en el viaje, ya no me extraña nada. Fuimos costeando para ver si podíamos desayunar y el primer bar abierto lo encontramos a unos 50km, está claro que la gente estaba celebrando la inmaculada totalmente, pero tras un buen desayuno y una apuesta que he perdido sobre las garrapatas (yo creía que los ácaros no pertenecían a la familia aracnidae) seguimos dirección Trento ya por el peaje y como me suele pasar ultimamente, me equivoqué de salida y acabamos en Verona centro tomando unos arancini, una frittata y de postre algodón dulce.
Ya en Trento, de regreso al frío invierno con su nieve y todavía con el recuerdo del calorcito del sol sobre la piel en Croacia, caí en la cama y no desperté hasta la cena.
Mi valoración es que Croacia es un país de instintos, ya que casi no hay gente, hay mucha naturaleza inexplorada y la diversión radica en encontrar las sensaciones que te ofrecen su mar adriático, sus islas, sus gentes y su desbordante fuerza natural. TENGO QUE VOLVER ALGÚN DÍA.
Besos, ciao, ciao.

Comments

Javi – 16/12/2008 14:15:29

Mi hermana estuvo hace poco en dubrovnik de viaje de novios. Realmente fueron en uno de esos cruceros que pasan por 5 o 6 lados. Y uno de ellos fue esta ciudad croata. Por lo que sé, le gusto más que la Venecia así que debe ser bonito croacia o muy feo Venecia :D. Xc, con tanto campo cerca y zona boscosa… quien quiere baño público 😀

 
Deja un comentario

Publicado por en 12 de diciembre de 2008 en Europa, Viajes

 

Etiquetas: , , , , , ,

 
Cazadebunkers.com

Descubre a los desinformadores profesionales

en Bici voy "international cycling community"

Tu comunidad ciclista internacional, encontrarás entrevistas, noticias, revisiones de productos, eventos y mucho más.

Licencia Libertaria

La Libertad derecho de todo poeta a no sujetarse a las estrictas reglas gramaticales o prosódicas